Consistorio Público: La Iglesia proclama otros seis nuevos santos

Consistorio Público: La Iglesia proclama otros seis nuevos santos

El Santo Padre presidió la celebración del consistorio público ordinario para la votación de siete causas de canonización. Entre ellos la Madre Francisca Rubatto, primera santa del Uruguay.

El papa Francisco presidió esta mañana el consistorio público ordinario para la votación de las canonizaciones de siete beatos, dos mujeres y cinco hombres. 

Entre ellos destacan Maria Francisca de Jesús, nacida Anna Maria Rubatto, fundadora de las Hermanas Terciarias Capuchinas de Loano, quien murió en Montevideo en 1904 y se convierte en la primera santa del Uruguay y Charles De Foucauld, el sacerdote francés, “pobre entre los pobres” y “hermano universal”, como él mismo se llamaba, que a principios del siglo pasado plantó las semillas del Verbo divino en el corazón del Sahara. 

“Los santos nos muestran que siempre se puede alabar a Dios, en las buenas o en las malas, porque es el amigo fiel, y su amor nunca falla”, escribió el Papa en su cuenta de Twitter.

Aún no se definió la fecha de la canonización. El día se está por decidir, dijo el pontífice en la fórmula latina, utilizada para los siete beatos, de los que recordó “vidas cristianas ejemplares y santidad”. La actual situación de emergencia sanitaria influyó en la decisión de establecer posteriormente el día de la canonización.

“Los nuevos santos, intercesores de gracias y milagros”
“Estos beatos no sólo son admirados por el pueblo de Dios por el esplendor de sus virtudes, sino que también son invocados como intercesores de gracias y milagros”, dijo el cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, quien, después la Tercera Hora, presentaron al pontífice y a los cardenales reunidos en la Sala del Consistorio “un breve resumen de la vida humana y espiritual” de los siete beatos y beatos que “en diversas épocas y con distintas vocaciones, testificaron, supremo don de la vida y que con el heroico ejercicio de la caridad y las virtudes, la fecundidad de la Pascua de Cristo, fuente de esperanza ”.

Charles de Foucauld, sacerdote diocesano
Antes de convertirse en el “Hermano Carlos de Jesús”, el joven Charles, nacido en Estrasburgo, había emprendido la carrera militar, siguiendo los pasos de su abuelo, que lo había criado cuando quedó huérfano de padres a los 6 años. La fe, el futuro beato, la había dejado de lado durante su adolescencia, pero durante una peligrosa exploración en Marruecos, en los años 1883-84, surgió en él una pregunta: “¿Existe Dios?” “Dios mío, si existes, permíteme conocerte”, fue su petición, que ya adquiría los rasgos de esa oración incesante que caracterizó toda su vida. 

De regreso a Francia, De Foucauld se lanzó a la búsqueda y pidió a un sacerdote que le instruyera. Luego peregrinó a Tierra Santa y allí, en los lugares de la vida de Cristo, encontró su vocación: consagrarse totalmente a Dios, imitando a Jesús en una vida oculta y silenciosa. Ordenado sacerdote a los 43 años (1901), Charles De Foucauld fue al desierto argelino del Sahara, primero a Beni Abbès, pobre entre los más pobres, y luego más al sur, a Tamanrasset, con los tuareg del Hoggar. 

Llevaba una vida de oración, meditando continuamente la Sagrada Escritura, con el deseo incesante de ser el “hermano universal” para cada persona. 

Murió a la edad de 58 años la noche del 1 de diciembre de 1916, asesinado por una banda de merodeadores que pasaba por allí. Benedicto XVI lo beatificó en 2005.

Lázaro, llamado Devasahayam, laico, mártir
Lázaro, conocido como Devasahayam, fue el primer laico indio en ser beatificado, un hombre de familia y un mártir. Hijo de un brahmán del reino hindú de Travancore, pertenecía a la alta casta de los guerreros. Se convirtió al cristianismo de adulto y recibió el bautismo a los 33 años. Esta conversión fue considerada una traición y un peligro para la solidez del reino. Por ello, fue detenido, humillado y torturado por los funcionarios, que luego ordenaron matarlo. ¿El cargo? Abjuración del hinduismo. Benedicto XVI lo inscribió en el registro de los beatos en 2011.

Maria Francisca de Jesús
Nacida en el Piamonte, Anna Maria Rubatto se dedicó durante años a ayudar a los pobres de Turín, visitando a los enfermos en el Cottolengo y trabajando constantemente en el Oratorio de Don Bosco. Fundó en la ciudad de Loano, cerca de Savona, el Instituto de las Hermanas Terciarias Capuchinas y luego partió hacia América Latina, donde se esforzó por servir a los pobres. En 1892 llevó a sus hermanas a Montevideo, en Uruguay, y de allí, al poco tiempo, a Argentina y Brasil. Siete veces la Madre Francisca cruzó el océano para acompañar y visitar a sus hijas. Murió en Montevideo en 1904 y fue beatificada ochenta y nueve años después por Juan Pablo II en 1993.

Maria Domenica Mantovani
Fue la primera superiora del Instituto de las Hermanitas de la Sagrada Familia, que fundó junto con el beato Giuseppe Nascimbeni, su guía espiritual, que la quiso como colaboradora para la fundación del Instituto. Fue una figura determinante en el desarrollo del carisma y la espiritualidad. Dedicó toda su vida, hasta el final de sus días, al humilde servicio de los pobres, los huérfanos y los enfermos. Juan Pablo II la declaró beata en 2003.

César De Bus
Nacido en Provenza y educado por los jesuitas, fue un sacerdote que se dedicó a la predicación y a la catequesis y fundó la Congregación de los Padres de la Doctrina Cristiana en 1572, con el objetivo de formar a los fieles. Llevó a cabo esta tarea con un estilo sencillo y pobre, cercano a la gente, a través de una catequesis fácilmente comprensible. Murió la mañana de Pascua de 1603 en Aviñón. Pablo VI lo declaró beato en 1975.

Luigi Maria Palazzolo
Sacerdote de Bérgamo, fundó las Congregaciones de las Clarisas y de los Hermanos de la Sagrada Familia para acoger a niñas huérfanas y más pobres. También creó escuelas nocturnas para jóvenes y adultos. La labor educativa y la formación religiosa que ofreció fueron tan eficaces que unos cuarenta jóvenes del Oratorio optaron por hacerse sacerdotes. Sometido a un sufrimiento físico y moral, murió a la edad de 58 años. En 1963 Juan XXIII lo beatificó.

Giustino Maria Russolillo
Sacerdote de Pianura, en la provincia de Nápoles, vivió su vida y su ministerio al servicio de las vocaciones, para lo que fundó una sociedad de sacerdotes. Fue predicador, conferenciante y escritor. La catequesis permanente y la atención pastoral a las familias transformaron su comunidad parroquial, que se convirtió así en una “casa de santidad” y en la cuna de numerosas vocaciones. También extendió sus actividades a los sacerdotes y religiosos con dificultades. También ayudó a los jóvenes a formar familias cristianas. Debido a su incansable trabajo, sufrió varias incomprensiones; siempre ofreció estos sufrimientos a la Virgen María. Benedicto XVI lo contó entre los beatos en 2011.

Ocho cardenales de la orden de presbíteros
Al final de la Tercera Hora y el Consistorio, siguió la Optatio de ocho Cardenales de la Orden de Diáconos a la Orden de Presbíteros. Son los cardenales: Angelo Amato (Diaconia de Santa María en Aquiro); Robert Sarah (San Giovanni Bosco en Via Tuscolana); Francesco Monterisi (San Paolo alla Regola); Raymond Leo Burke (Sant’Agata de ‘Goti); Kurt Koch (Nuestra Señora del Sagrado Corazón); Mauro Piacenza (San Paolo alle Tre Fontane); Gianfranco Ravasi (San Giorgio in Velabro); Walter Brandmüller (San Julián de los Flamencos).

Fuente: AICA

Articulos Anteriores

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.