De Durán Barba y de barbaridades

De Durán Barba y de barbaridades

Cómo se ganan las elecciones es tan importante como la misma victoria, por el mero hecho de que los fines no justifican cualquier medio.

En las redes sociales están circulando algunos de los conceptos vertidos por el así llamado gurú de las campañas electorales, Jaime Durán Barba, extraídos de su libro “El arte de ganar. Cómo usar el ataque en campañas electorales exitosas”.

El experto de marketing es autor de consideraciones como las siguientes: “El electorado está compuesto por simios con sueños racionales que se movilizan emocionalmente. Las elecciones se ganan polarizando al electorado, sembrando el odio hacia el candidato ajeno… Es clave estudiar al votante común, poco informado, ese que dice ‘no me interesa la política’… El papel de los medios es fundamental, no hay que educar a la gente. El reality show venció a la realidad…”.

Otra “perla” de su pensamiento señala que “en política, el ataque enciende los sentimientos del elector común. No es un tema de razones sino de pasiones. Debemos tratar de que nuestro mensaje provoque polémica. Más que perseguir que el ciudadano entienda los problemas, debemos lograr que sientan indignación, pena, alegría, vergüenza o cualquier otra emoción”.

Por lo visto, la función de la comunicación política no es la de presentar programas y discutir ideas, identificar bienes comunes y proyectos a compartir, sino obtener el voto. Y, evidentemente, quien obtiene el voto de simios, poco interés tendrá de darles participación. La política de Durán Barba llega hasta el triunfo, luego de lo cual, hay elites que conducen por donde sea a las masas anestesiadas por el Gran Hermano y los varios Bailando, alimentadas por sentimientos inducidos por la pantalla luminosa. Para este objetivo, no se necesitan ciudadanos, sino (v)idiotas.

Lo inquietante de todo esto no es la aparición de algún falso profeta, sino la consideración que se le tenga a la emisión de disparates de esta talla. “Algo de sabiduría debe tener”, menciona un contacto de Facebook añadiendo que pronto querrá hacerse con el libro. “Y sí -admite otro-, algo debe saber, si ha ganado campañas electorales”. Con este criterio deberíamos reconocer que también Donald Trump ganó las elecciones. ¿Hará falta estudiar su pensamiento? De paso, y para no perder la memoria, recordemos que también Hitler ganó elecciones…

Una sociedad que pierde la perspectiva de la relación ética entre los fines y los medios está culturalmente destinada a tener serios problemas. Es como celebrar un triunfo deportivo sabiendo que fue conseguido trampeando. Ganar elecciones en base a engaños mediáticos y discursivos ¿en qué difiere del fraude electoral? A no engañarse, la sustancia es la misma, cambia la forma. La humanidad ha transitado bastante desde las cavernas a las que los varios Durán Barba nos quieren hacer retroceder. Entre otras cosas –y nos ha costado sangre, sudor y lágrimas– hemos aprendido que el cómo se obtiene una victoria política es tan importante como la victoria misma. Por el mero hecho de que la contienda política no es una guerra en la que ocupamos un territorio, pues una vez que se gana el triunfador también asume el rol de representar a toda una comunidad y perseguir el bien común. ¿Cómo podrá tratar a los ciudadanos como tales alguien que los consideró simios? ¿En qué momento Mr. Hayde volverá a ser el Dr. Jekyll?

En Canadá y Nueva Zelanda, donde por lo visto no han aparecido gurúes del marketing político, se han transformado en líderes políticos figuras nuevas y jóvenes, abiertas y directas que hablan a la gente tratando de ser sus representantes. Miles de neozelandeses se han ofrecido como voluntarios para cooperar en la campaña de Jacinda Ardern seducidos por su mensaje.

Para que se cumplan las falsas profecías de los falsos profetas se necesitan… simios que crean en ellas. Donde hay ciudadanos, pasan otras cosas.

  1. Muchas gracias por iluminar las estrategias electorales.

    Reply
  2. Muy buena síntesis del manual pro. Ojalá muchos lo entiendan y no se depriman si se sintieron simios.

    Reply
  3. Sí, coincido en que la situación cultural es grave: La idea de que todo se reduce a un Boca-River es perversa en si misma. Creo que el problema es muy complejo porque el marketing siempre explota características psico-culturales de la población objetivo. A pesar del calificativo (simios) hay un profundo estudio de cuales son las emociones, miedos y aversiones de los argentinos, a fin de explotarlas. Cito sólo dos (cada una vale un artículo): la tendencia al integrismo moralista y el miedo a no tener lugar.

    Reply
  4. No creo que haga falta ir tan lejos como a Canadá o Nueva Zelanda… con cruzar a la hermana Bolivia alcanza. Una gran enseñanza nos han transmitido los hermanos Evo y García Linera, uno con sangre originaria y el otro blanco.

    Reply
  5. Muy claro el artículo. Y que el señor Durán Barba sea el asesor consultor no solo de las elecciones exitosas de los actuales gobiernos de la ciudad de buenos aires y de la nación, no solo dice de los que aún creen que ‘quedarse detenidos’ les da seguridad, también dice mucho de la dirigencia política que gobierna.
    Trabajando en el gobierno de la ciudad de buenos aires, la aplicación de los derechos de los niños pequeños, no terminaba de comprender las reales causas que coartaban los procesos participativos propiciados desde mi intervención profesional en los jardines maternales con padres y directivos. para garantizarlos.
    La información obtenida hoy, aporta a clarificarlo. También no solo confirmo -lo expresado por algunas sedes locales de derechos de los niños y adolescentes- en su expresión no hay decisión política`’ para el fundamento de tu propuesta. Valoro mucho más varios encuentros que se realizaron en los que sus integrantes muy entusiasmados decían ‘ ésto nos sirve ‘ ésto es necesario realizarlo en otra escala.
    Comprometernos en mover la tierra que está en la superficie y ocuparnos de fertilizar un nuevo ‘ humus de la civilidad’ es la esperanza, ‘ tela hay’

    Reply
  6. No creo que los pensamientos siniestros de este señor, estén directamente influenciados en todos los votantes del Pro… creo que mucha gente ha votado a esta fuerza convencida de las propuestas, pocas o muchas, malas o buenas, sin sentirse usados o como dicen, sin sentirse simios… más bien ciudadanos convencidos por este espacio. Humilde opinión.

    Reply

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.