Una delegación del Consejo Mundial de Iglesias está visitando Nicaragua

Una delegación del Consejo Mundial de Iglesias está visitando Nicaragua

Los religiosos han destacado la labor de la Iglesia católica y demás Iglesias cristianas que intentan construir un diálogo sincero y pacífico.

Una delegación especial del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) está visitando Nicaragua con la intención de apoyar el proceso de pacificación y manifestar su voluntad de acompañar pastoralmente y cooperar al esfuerzo que realizan todas las partes.

La delegación se reunió también con representantes de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) y algunos sacerdotes que fueron víctimas de hechos violentos. “Expresamos nuestra preocupación y dolor por lo que está viviendo el pueblo de Nicaragua, queremos decirle que les expresamos nuestro total apoyo y caminamos junto con el pueblo. Abogamos por la paz en Nicaragua por la justicia, en combinación con la verdad esperando que se protejan todos los derechos humanos del pueblo. Es un deber el respeto total de los derechos de cualquier ser humano en el mundo. Oramos con ustedes por la paz”. Con estas palabras se dirigió a los presentes el reverendo Douglas Leonard que integra el grupo de visitantes.

El cardenal Leopoldo Brenes, reconoció la labor ecuménica que ha realizado y realiza la Iglesia católica con las demás iglesias, desde el Concilio Vaticano II, y ha recordado las palabras del Papa XXIII cuando dijo en una ocasión: “hay más cosas que nos unen, que las que nos desunen”. Y esto es una realidad, que tanto el Consejo Mundial de Iglesias como la Iglesia católica lo van trabajando, afirmó el purpurado.

Se advierte la necesidad del aporte que las diferentes confesiones cristianas pueden dar al proceso de pacificación en Nicaragua, donde sectores de la sociedad civil intentan procurar un giro político que ponga fin al peso político ejercido durante 11 años por el presidente Daniel Ortega, responsable políticamente de la dura represión de manifestaciones de protestas, que ha provocado cientos de muertos y un hostigamiento contra representantes de la disidencia política.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.