Un diablo motivador

Un diablo motivador

El viernes 14 de diciembre, pero de 1928, nacía en San Isidro Raúl Urtizberea, hombre de múltiples vocaciones.

La que más adquiere valor en estos días pasa por la voluntad de hierro que siempre exhibió por mejorar la calidad televisiva y estimular las inquietudes de sus televidentes.

Interesante vara nos pone el homenajeado, ¿no? Máxime, en este tiempo, donde la noticia parece ser la denuncia, aun cuando la justicia no se haya expedido, o instigar veladamente a escraches y linchamientos.

Raúl Urtizberea fue el artífice de El abogado del diablo, uno de los grandes títulos de la historia de nuestra pantalla chica. Allí, el jesuita Joaquín Aduriz fue el primero en someterse ese interrogatorio siempre filoso y enriquecedor, de este ciclo de prolongada duración. Donde tocaban temas candentes, con una discusión poco usual en la pantalla chica, siempre con gran respeto, y sin golpes bajos.

Pero, no fue este el único aporte brillante de Urtizberea a la TV. En Prohibido para mayores, abrió por primera vez las puertas de ese medio a grupos de rock como Manal, condujo mesas redondas con jóvenes (una marca de su estilo) y alentó siempre la participación de nuevas generaciones de periodistas en un medio muchas veces reacio a la apertura.

Ejerció la crítica teatral, fue dramaturgo. Estudio de grande abogacía y luego ciencias políticas. Más tarde se radicó en Miami, donde dio clases de periodismo y fue corresponsal de Radio Colonia. Raúl fue padre de Mex y abuelo de Violeta Urtizberea, reconocidos artistas.

Este abogado del diablo dejó su huella, que ojalá retomen periodistas varios. Es justo y necesario, más en estos tiempos de realidad líquida.

Así, le damos paso (y la palabra), al diabólico abogado sanisidrense…

  1. ¿trabajó en tv entre 1976=83? ¿no?

    Reply

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.