Un artista que llega al corazón de su público

Un artista que llega al corazón de su público

Abel Pintos vivió con éxito las dos fechas de recital en el estadio Monumental, un escenario emblema en el que el músico se conmovió y emocionó a sus seguidores.

Presentarse en el estadio de River Plate tiene sus riesgos. Y Abel Pintos decidió correrlos en pos de concretar el sueño de vivir dos noches inolvidables en su carrera como artista. Como muchos otros músicos argentinos, también él surgió desde el folklore nacional para luego dar el salto y recorrer nuevos caminos que lo han convertido en uno de los principales referentes del pop, no sólo en nuestro país sino en todo el continente.

Este bahiense de 33 años ha tenido un año brillante y que recordará por siempre, en el que fue distinguido con el Premio Gardel de Oro, y su álbum 11 fue elegido el mejor de 2017. Sin embargo, más allá de las estatuillas y condecoraciones, el reconocimiento más importante es la fidelidad y el cariño de un público que cada vez es mayor y heterogéneo.

Cada vez que tiene que referirse a su público, Abel Pintos habla de la familia, y es ese espíritu el que sobrevuela en cada tema y que se hizo presente en las noches en River. Gracias a su calidez, su sensibilidad y su humildad ha generado una empatía con quienes estábamos presentes en ese estadio colmado.

Una de las palabras que más mencionó, cada vez que habló, fue “Gracias”. De hecho “Gratitud” la lleva tatuada y lo refleja en sus acciones, en su manera de donarse, de abrirse al público hasta mostrarse conmovido y emocionado por estar cumpliendo su sueño. Y también demuestra ese sentimiento con sus colegas, invitando y dando lugar a artistas como León Gieco (su padrino artístico), Marcela Morelo, el bailarín Hernán Piquín, Ciro Martínez, la cantante española Malú y el colombiano Santiago Cruz.

“Es muy difícil poder hablar. Es un regalo maravilloso de la vida poder esta en éste momento aquí, verlos, sentirlos y ver resumidos 22 años en un segundo. Es verdaderamente maravilloso”. Fueron sus primeras palabras en la segunda noche de presentación. Parecía un niño, con lágrimas en sus ojos, viviendo ese sueño que le hizo decir y cantar: “Yo ya estuve aquí”.

Etiquetas

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.