“Tarda en llegar y al final ¿hay recompensa?”

“Tarda en llegar y al final ¿hay recompensa?”

La economía de la provincia de Buenos Aires y las nuevas medidas del gobierno de María Eugenia Vidal.

Arribando a su tercer año como gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal es consciente que el 2019 no será un año fácil, no sólo por las elecciones nacionales, sino por la compleja y delicada situación económica que atraviesa el territorio bonaerense.

Días atrás, María Eugenia Vidal tuvo que posar para las cámaras con dirigentes opositores, sabiendo el rechazo del propio Presidente Mauricio Macri, pero con la firme convicción de que sin acuerdos no hay presupuesto 2019.

Lo cierto es que la gobernadora no dispone de mayoría en Diputados y tampoco en el Senado y necesita sumar votos (ajenos a las bancadas de Cambiemos) para aprobar un presupuesto que prevé un endeudamiento por unos 68.500 millones de pesos en el próximo ejercicio.

A la espera de que los acuerdos políticos con sectores de la oposición den sus frutos, la mandataria bonaerense confía en que el Parlamento finalmente aprobará su presupuesto. No obstante ello, Vidal tomó una decisión que, probablemente, debería haber adoptado tiempo atrás: aplicar nuevos impuestos a los juegos de azar.

Según explicaron desde el Ministerio de Economía provincial, el proyecto que presentó Vidal en la Legislatura tiene como objetivo aplicar un esquema similar al que rige en la provincia de Córdoba, donde se carga de entre el 2 y el 5 por ciento para crear un “fondo social”. Estas retenciones se aplicarán sobre los montos que cada apostador se lleve cuando gana.

El nuevo impuesto le permitirá a las arcas bonaerenses incrementarse en unos 5.000 millones de pesos. Además, se ejecutará un incremento del 38 por ciento en el Impuesto Inmobiliario Urbano, Baldío y Rural, como así también se fijará una actualización automática en el valor de las patentes. Con estos nuevos ingresos (más el adeudamiento previsto en el presupuesto 2019) y teniendo en cuenta un posible auxilio financiero que la provincia le pida al gobierno nacional, María Eugenia Vidal intentará paliar el déficit económico que se registra en su gestión.

Tardó pero llegó. Luego de pedirles (en reiteradas oportunidades) a los ciudadanos de clases media y baja que “hagan esfuerzos” para disminuir  el déficit (a costa de pagar incrementos en todos los servicios), el gobierno provincial se acordó de los empresarios y acudió a la “generosidad” de aquellos que promueven la timba financiera en la Provincia de Buenos Aires profundizando la pobreza.

Ya lo cantaba tiempo atrás la hermosa “negra” Mercedes Sosa; “Tarda en llegar y al final, al final, ¿hay recompensa?”

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.