Sequías y deforestación podrían convertir en sabana la selva amazónica

Sequías y deforestación podrían convertir en sabana la selva amazónica

Lo afirma una investigación de la revista Nature que ha estudiado la relación entre deforestación y sequías y la reducción de las precipitaciones. La principal fortaleza es la biodiversidad.

La revista Nature lanza un alerta para proteger la selva amazónica. Según un estudio publicado el lunes por la prestigiosa revista, la región se encuentra en riesgo de caer en un círculo vicioso de sequía y deforestación provocado por la acción humana y por la reducción de las precipitaciones en las zonas de la selva.

El estudio ha sido liderado por la científica Delphine Clara Zemp del Instituto de Investigación Climática de Potsdam (PIK, por sus siglas en alemán) y se hizo a través de un complejo y novedoso análisis de los flujos de agua que permitieron profundizar sobre la estrecha relación existente entre la deforestación y la sequía.

“Por un lado sabemos que la reducción de precipitaciones incrementa el riesgo de deforestación y, por el otro, esta desforestación puede intensificar la sequía en la región. Por lo que a mayor sequía menos bosque y a menos bosque mayor sequía y así sucesivamente. Las consecuencias de este círculo vicioso entre las plantas del suelo y la atmósfera que las rodea no está aún clara”, ilustró Zemp.

La científica aseguró que la investigación proporciona más luz sobre la problemática al subrayar que la deforestación esté directamente relacionada con la reducción de precipitaciones.

Aunque el promedio de precipitaciones no varíe drásticamente, la extensión de las sequías afectará la Amazonia y podría finalmente convertirse en una sabana, según las previsiones que arroja la publicación. “El ciclo del agua en la Amazonia es mezcla de física y biología, pero es además uno de los mayores prodigios de la naturaleza”, explicó el coautor Henrique M.J. Barbosa de la Universidad de Sao Paulo (Brasil). “Aunque el ciclo sea muy poderoso, también es sorprendentemente susceptible a los cambios medioambientales y la acción humana está imponiendo perturbaciones masivas por la tala de árboles y por los gases de efecto invernadero que reducen la humedad y las precipitaciones y termina afectado hasta las partes inexploradas de la selva”, detalló.

Los científicos señalan que una de las fortalezas que tiene la selva para resistir esta amenaza es la diversidad en la vegetación. “Como cada especie reacciona de una manera diferente, tener una gran diversidad en la vegetación puede significar que el ecosistema resista mejor”, afirmó Marina Hirota de la Universidad Federal de Santa Catalina (Brasil), otra de las responsables del estudio. Por lo que, concluye la científica, “preservar la biodiversidad se convierte no solo en una cuestión de amar a la naturaleza, sino en un elemento estabilizador del sistema terrestre”.

 

Para más información suscribite a digital.ciudadnueva.com.ar o a la versión papel en ciudadnueva.org.ar/revista/suscripciones.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.