Se acerca la Navidad

Se acerca la Navidad

Lo dicen todos: radio, TV & web. Todos nos referimos a la Navidad. ¿Pero sabremos de lo que hablamos? ¿Conoceremos el sentido de la Nativitas y su significado profundo?

Algunos dicen saberlo, pero parece que lo hubieran olvidado. Todos hablan del arbolito: “Hay que armar el arbolito, y eso se hace el 8 de diciembre. Por eso es feriado…” Pero naides dice, “hay que armar el pesebre”…

El arbolito es un rito importado de las costumbres anglosajonas, de los pueblos de navidades gélidas. Pero nuestro Pesebre es un dato histórico, de donde viene la Luz al mundo, y lo parte en dos (aC y dC).

Papá Noel por todos lados. Jo, jo, jo. Y resulta que Papá Noel es una ficción….

Del Niñito Jesús, pocos, casi nadie, se acuerda. Y el Niño Dios es la realidad misma, la realidad por antonomasia. La Realidad Absoluta, gracias a la cual nosotros somos, por participación.

Para muchos, se trata de una competencia por ver quién prepara –mejor dicho, quién compra– el mejor vitel toné, el pan dulce, las alcoholes, y los dulces más sabrosos.

¿Nos pusimos a pensar, si aquellos dos viajeros y Aquél recién nacido, al abrigo de un establo, tenían algo para comer?

Hay que comprar regalos para todos, es la consigna. ¿Pero a Él, qué le ofrecemos? Oro, incienso y mirra ya le llevaron. Cada uno sabe cuál es el regalo que espera de Él. Para esa clase de regalos no hace falta dinero, no sirve el dinero. Preparemos la Navidad, cada cual sabrá cómo.

Armemos un pesebre en nuestro corazón, para que no sienta frío. Para que no siga sintiendo tanto frío, ese que da la indiferencia.

¡Santa Navidad para todos! Porque será feliz, sólo si es santa.

Nota: Navidad, texto original de Juan Arida, con “desarreglos” de Quique Figueroa.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.