Puigdemont huye a Bélgica buscando asilo político

Puigdemont huye a Bélgica buscando asilo político

El destituido presidente de la Generalitat y cinco ex miembros de su gobierno intentan evitar las consecuencias de sus gestos.

Mientras las destituidas autoridades catalanas hacen lugar a la intervención dispuesta por el gobierno de Madrid, con base en el artículo 155 de la Constitución española, el ex presidente Carles Puigdemont ha huido a Bélgica en un intento de lograr el asilo político.

Posiblemente, el disparador haya sido la intención de la Fiscalía General española de querellar al destituido jefe de gobierno catalán por los delitos de rebelión, sedición y malversación.

Las pretensiones de los independentistas parecen haber naufragado contra la patente violación de normas claves de un Estado de derecho, y la evidencia de que la mayoría de la población de la provincia dista de estar apoyando la idea de separarse del Estado unitario. La multitudinaria manifestación a favor de la unidad nacional de este domingo en Barcelona debe haber inducido a muchos a confrontarse con la realidad. Algunos sondeos atribuyen al 29% de la opinión pública el apoyo a las ideas independentistas.

Lejos de afrontar las consecuencias de sus posturas políticas, Puigdemont le regala a Bélgica una situación embarazosa ante la posibilidad de que presente una solicitud de asilo político. En la UE hay un acuerdo para que se acepte que los países que la conforman aplican las normas del justo proceso, por lo que no hay razones para aplicar el instituto del asilo político. Sin embargo, entre Madrid y Bruselas en estos años hubo tensiones por el amparo legal que han recibido los miembros de la ETA. Los expertos belgas sostienen que se trata de una situación diferente, por lo que difícilmente se concedería el beneficio a Puigdemont y a los cinco ex miembros de su gobierno que lo acompañan en una fuga poco honrosa. Por mucho más que su gesto independentista, Nelson Mandela padeció casi treinta años de cárcel. Una pena que ni más remotamente arriesga el ex presidente de la Generalitat, como ni remotamente le es posible compararse con el padre del actual estado sudafricano.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.