Profesor T

Profesor T

Desde febrero Films & Arts transmite la primera temporada de Profesor T, una muy original serie policial en torno a un docente universitario con un perfil asocial.

A partir del finalizado mes de febrero, Films & Arts está emitiendo la muy interesante serie policial: “Profesor T”. Se trata casi de una rareza, siendo producida en la región belga de Flandes, hablada en flamenco, que es una forma dialectal del neerlandés (el otro idioma belga es el francés, hablado en la zona valona), y ambientada en la universidad de Antwerpen.

Su principal protagonista es un curioso personaje, Jasper Teerlinck, también conocido como “el Profesor T.”, un asombrosamente inteligente docente universitario de criminología psicológica. Dadas sus características, una ex alumna (Annelies) que ha emprendido la carrera policial lo invita a colaborar en la investigación de crímenes que no logran resolver.

Su impecable capacidad de análisis lo guía hacia la solución, lo que desconcierta a las autoridades policiales, divididas entre buscar su cooperación y rechazarlo por su forma de ser, por momento cínica y en otros torpe. En efecto, pese a sus profundos conocimientos, el Profesor T es también sin duda un sujeto peculiar, una suerte de bicho raro: expresa su pensamiento sin filtro alguno y sin reparar en el daño que pueden causar sus palabras; lo afecta una fobia obsesivas por los gérmenes, lo que lo lleva a evitar todo contacto físico, a limpiar cada objeto utilizado por otra persona y a protegerse usando guantes quirúrgicos. Es, por cierto, un asocial que se recluye en su hogar, donde los muebles están cubiertos con sábanas, y allí escucha viejas canciones italianas. Su intérprete, el actor Koen De Bouw, es en esto excelente.

En el desarrollo de la trama de cada entrega, aparece sin embargo el costado humano de todo el grupo de personajes: Annelies, quien llega tarde al trabajo por cuidar a su papá enfermo de Alzheimer, el temeroso rector de la universidad, el jefe policial que desde la muerte de su hija no encuentra motivaciones para seguir con su vida… y revela de a poco algo de sí también Jasper: vive solo, pero hay un retrato de una mujer al que mira cada tanto, tiene una viva fantasía y sentido del humor. Y precisamente los toques de humor se alternan al clima de intriga en cada capítulo, aflojando por momento la tensión de la historia y lo insoportable que llega a ser el protagonista. “Yo no resuelvo crímenes, los estudio”, afirma fríamente. Y uno tiene ganas de darle una bofetada.

Sin necesidad de inmensos presupuesto, gracias a una buena historia y un elenco solvente la serie cumple con el cometido de entretener sin olvidarse de ayudar a reflexionar. Las cosas que revela Jasper son ciertas. A menudo son esas verdades que no nos atrevemos a decirnos. Aunque, sin embargo, también la verdad necesita de un ámbito de relaciones profundas para ser recibida sin que lastime tanto.

 

Para más información suscribite a digital.ciudadnueva.com.ar o a la versión papel en ciudadnueva.org.ar/revista/suscripciones.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.