Pastel de berenjenas y pollo con especias

Pastel de berenjenas y pollo con especias

Una buena propuesta para acompañar le mesa navideña.

Vamos a preparar hoy un plato que podría incluso servir para el menú de estos días de fiestas navideñas. Voy a seguir todos los pasos siguiendo el orden más racional posible. Si piensan almorzar a las 13,00, les sugiero comenzar a prepararlo a las 10,00. No porque dure tanto prepararlo, sino porque hay tiempos de espera. Síganme.

Primero pongamos a marinar el pollo. Utilizaremos para cuatro personas una pechuga y media que cortaremos en pedacitos. Agreguemos sal fina, una cucharadita de café de cúrcuma, otra de comino en polvo y dos de pimentón rojo (dulce, no la páprika), algunas hojitas de romero y de orégano fresco y unos 100/120 ml de crema de leche. Revolvamos todo bien y dejemos que tome sabor. Mientras preparamos las berenjenas.

Preparemos cinco berenjenas grandes cortándolas en mitades y dejándolas una media hora con sal gruesa en un colador para que pierdan sus fluidos amargos. Luego las lavaremos, las secaremos y las cortaremos en fetas longitudinales del espesor de un cm.

Pasemos las berenjenas por una sartén ancha y bien caliente de modo que se ablanden y se comiencen a dorar (cuidado que no se quemen). Basta solo el calor de la sartén, no hace falta usar aceite. Cada tanto, con un papel absorbente, limpien la sartén de restos de berenjenas, semillas, etc., y las dejarán en una fuente.

Antes de pasar a la nueva fase, enciendan el horno para que esté bien caliente cuando lo usaremos.

Luego, acaso usando la misma sartén bien ancha, podrán saltear en tres cucharadas soperas de aceite (si de oliva, mejor) una media cebolla mediana, medio morrón amarillo (o rojo) picados bien finos (quiten todas las semillas y las partes más blancas internas, que suelen ser la parte menos digeribles). Agreguen también un par de par puerros, siempre picados y cuando todo esté blandito levanten la intensidad del fuego y agreguen el pollo. Si hará falta, se podrá agregar medio vaso de caldo de verduras. Finalmente, añadir dos tomates bien picados y dejemos cocinar unos 15 minutos o más. La carne de pollo deberá comenzar a deshacerse en una salsita no demasiado espesa.

Untemos una fuente grande con parte de la salsa. Luego coloquemos una primera capa de berenjenas, una capa de pollo, una segunda capa de berenjenas y una segunda capa de pollo, y nuevamente cubramos con berenjenas. Con lo que quede de la salsa, cubramos la última capa de berenjenas. Dejemos en el horno durante 30 minutos a fuego intenso. Luego apaguemos y dejemos la fuente en el horno para que siga recibiendo calor. Una vez enfriado el horno saquemos la fuente y dejemos enfriar durante una hora, de modo que el pastel absorba todo el líquido producido. Al enfriarse, el pastel será más consistente ya que no tiene adentro algo que ligue los ingredientes, como el huevo o la salsa blanca. Y como habrán notado, no hemos utilizado el queso (que también liga) para permitir disfrutar de la combinación de las berenjenas, del pollo y de las especias utilizadas, que son muy intensas.

El plato está listo para servirlo. Podrán acompañarlo con un arroz simple, o también con una ensalada rica y con muchos ingredientes si prefieren un plato

más fresco.

Creo que lo acompañaría bien un vino blanco bien frío. Un riesling, si consiguen, pero también un buen torrontés o un chardonnay. Pero, ya saben, en tema de gustos no hay nada escrito, si prefieren un tinto o (mejor) un rosado, también es una buena combinación.

Que lo disfruten.

Etiquetas

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.