Paella humilde

Paella humilde

Por ahí tenemos dificultad para conseguir mariscos, calamares y demás ingredientes necesarios para una buena paella. Pero podemos recurrir a algunos más modestos componentes de este plato, por más que los orígenes de este plato sean en realidad humildes.

Inicialmente, los valencianos combinaban la carne de conejo, de pollo y de pato con los caracoles. Apareció sucesivamente la versión marina que combina pescado y/o mariscos y luego la versión mar y tierra que combina el pollo (y el cerdo) con el pescado y/o mariscos.

Está a la venta arroz para paella, no necesariamente importado. Es de una especie que absorbe el caldo que se agrega sin deshacerse. En caso de no conseguirse, se puede utilizar el arroz paraboiled (o pregraneado), ya que el arroz blanco no sirve para esta receta. Si tienen una olla para paella, mejor, si no usen una cacerola la más ancha posible y no demasiado alta. Puede servir una sartén de bordes altos, que a menudo son en cerámico.

Tengamos disponible ¾ a un litro de caldo de verdura o de pollo bien caliente. Para cuatro personas, vayamos salteando una cebolla pequeña picada en dos o tres cucharadas soperas de aceite. Cuando comience a ablandarse agreguemos un diente de ajo picado. Luego incorporemos una media pechuga de pollo picada (unos 300/350 gr.). Pueden ser otras partes del pollo basta trozarlas o deshuesarlas. También agreguemos dos tomates medianos picados y un puñadito de aceitunas verdes. Ajustemos el sabor con sal y pimienta a gusto. Y cuando ya se forma un guiso más líquido añadir dos latas de atún al agua y, si tenemos a mano, un puñado de camarones. Podemos agregar varias especias. El orégano fresco queda muy bien, también podemos utilizar tomillo mezclado al orégano, o la albahaca, según el gusto. Cuando ya habrán pasado unos diez minutos de cocción del guiso, agreguemos unas dos a tres tazas de caldo y 350 gr de arroz.

No es un risotto, por tanto, la idea no se agrega de a poco el caldo, según sea absorbido por el arroz, sino que el cereal se cocina en el guiso. Junto con el arroz, puede ir un puñado de arvejas (si son congeladas, sáquenlas una media hora antes). No nos queda más que esperar que el arroz se cocine. Una vez listo, pueden añadir un generoso puñado de perejil picado o de ciboullette, junto a un chorro de aceite de oliva. Como toque personal sugiero exprimir arriba un medio limón jugoso antes de mezclar y servir.

Los vinos blancos o también un tinto con no demasiado cuerpo se prestan para acompañar esta imitación de paella.

Etiquetas
Articulos Anteriores
Articulos Recientes

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.