Occidente evacua su personal presente en Siria

Occidente evacua su personal presente en Siria

Francia, Reino Unido y Estados Unidos admiten que perdieron la guerra combatida por procura en territorio sirio.

Hasta el presidente de Francia, Emmanuel Macron, admitió ante su par ruso, Vladimir Putin, que Occidente perdió la guerra en Siria, combatida por procura con el auxilio de miles de yihadistas-mercenarios provenientes de decenas de países y también de Europa. Ahora se trata de evacuar a muchos de ellos que, con sus familias, han quedado atrapados en Siria ante la disolución de varios grupos armados y la derrota del Isis. Por ello, Putin y Macron pactaron pragmáticamente el envío de ayuda “humanitaria” de Francia, que está siendo distribuida por los efectivos rusos en territorio sirio.

Son las reglas de silenciosa cooperación que los gobiernos disponen evitando afirmar públicamente lo que la opinión pública no quiere saber: que se colaboró con las mismas organizaciones que luego realizan en Europa actos de terrorismo. Como no existen razones y argumentos para una intervención armada en Siria, que el derecho internacional ni la carta de la ONU pueden justificar, se recurrió a grupos yihadistas, que no son otra cosa que terroristas y mercenarios.

Putin ha pactado con la OTAN también la evacuación de los “White Helmets” o “Cascos Blancos”, solicitada por el Reino Unido. El operativo se mencionó en la Cumbre de Jefes de Estado y de gobierno de la OTAN, realizada el 11 de julio de 2018. En definitiva ha sido ese bloque militar que se encargó de coordinar la salida de Siria de 422 de esos elementos y sus familias, con ayuda de Israel y Jordania, dos países que tienen cada uno su oficina de enlace en el cuartel general de la OTAN, en Bruselas.

Aunque la alianza atlántica supervisó a los yihadistas durante 7 años desde la base del LandCom en la ciudad turca de Izmir (Esmirna), esta parece ser la primera vez que la OTAN reconoce haber desempeñado un papel en Siria.

La evacuación de los Cascos Blancos incluyó, por supuesto, una estrecha supervisión a cargo de fuerzas especiales occidentales, principalmente del SAS británico. Rusia, por su parte, hizo posible la realización de esa operación de exfiltración al abstenerse de intervenir contra el convoy que sacó de Siria a esos elementos. El presidente estadounidense Donald Trump dio al parecer luz verde a la OTAN para la evacuación de todo el personal occidental implicado en la guerra secreta contra Siria.

Desde sus comienzos hemos relatado cómo el conflicto sirio no se originó por un levantamiento interno protestando contra el régimen del presidente Bachar al Assad, sino por cuenta de los gobiernos de Occidente, Francia, Reino Unido y principalmente los Estados Unidos, junto con Arabia Saudita, Turquía, las monarquías del Golfo, Jordania e Israel que por diferentes razones coincidieron en querer derrocar este aliado de Irán.

  1. ¡¡¡Cuanto cinismo Dios mío!!!

    Reply

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.