Nada es casualidad

Nada es casualidad

Francia se consagró campeón del mundo por segunda vez en la historia luego de derrotar a Croacia 4 a 2 en la final.

Las imágenes recorren el mundo. El campo de juego en Moscú es el escenario en el que un grupo de jóvenes se entrelazan en abrazos, saltan, celebran y tiran hacia arriba, una y otra vez, al señor de cabellera blanca. Ese grupo de jóvenes, que ronda un promedio de edad de 25 años y medio, es el seleccionado francés. El hombre que vuela por el aire es su líder, Didier Deschamps. ¿La razón? Es evidente, acaban de consagrarse campeones del mundo tras superar a Croacia por 4 a 2.

La algarabía es evidente. No es para menos. Y la insistente referencia a la juventud de este plantel no es azarosa. La composición del equipo y su desempeño durante el mes que acaba de transcurrir son todo un mensaje hacia el mundo.

“El fútbol francés tiene los mejores jugadores jóvenes del mundo”, había dicho Marcelo Bielsa en 2014, cuando dirigía al Olympique de Marsella. Y en los últimos cuatro años, justamente Francia afianzó el proceso que se había iniciado antes de Brasil 2014.

En el Mundial donde Argentina fue subcampeón, Francia contó con algunos futbolistas como Varane, Griezmann, Matuidi y Pogba, quien fue elegido precisamente como el mejor jugador joven de la Copa del Mundo. Ellos cuatro, por ejemplo, fueron titulares en la caída ante Alemania en cuartos de final. ¿Quién era el entrenador de aquel seleccionado? Didier Deschamps. ¿Qué decisión tomó la Federación Francesa? Mantenerlo en el cargo, apostando al trabajo a largo plazo. Dos años más tarde, Francia perdió en su casa la final de la Eurocopa. ¿Final de ciclo como ocurrió con Gerardo Martino en la Selección Argentina tras perder dos finales de Copa América? En absoluto.

Los resultados están a la vista. Y los jóvenes siguen asomando, con Mbappé, de 19 años, a la cabeza. En este deporte, se puede ganar  o perder una final. Claro está. Pero que Francia haya llegado a la final no es casualidad.

El grupo de jóvenes sigue festejando en el campo de juego. Esa imagen recorre el mundo. Encierra un mensaje inequívoco. Y en Argentina deberían tomar nota urgente, para comenzar a reparar, con paciencia, lo que han tirado por la borda hace una década.

  1. horacio bottino 21 julio, 2018, 21:11

    en el fútbol hay mucha casualidad como que Croacia llegó a la final bielsa se equivocó alemania fue el mejor en 2014

    Reply
  2. horacio bottino 21 julio, 2018, 21:13

    ¿sin el gol con la mano de maradona hubiésemos sido campeón en 1986? sin que el árbitro la cobrara…já

    Reply

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.