Morrones rellenos de pollo

Morrones rellenos de pollo

Este plato muy simple constituye una variante del mero pollo guisado. No es caro y puede entusiasmar a los comensales.

Comenzamos por comprar cuatro morrones suficientemente grandes y regulares como para pensar en rellenarlos con facilidad. Los amarillos son más dulces y quizás se prestan más para este plato, aunque también podrán usar los rojos o los verdes. Los lavarán y delicadamente le quitarán la cabeza alrededor de la cual están las semillas. Con un cuchillo vayan sacando todas las partes blancas, que son menos digeribles hasta dejarlos vacíos.

Preparen unos 600 gr de pechuga de pollo deshuesada y cortada en trozos pequeños y dejen la carne marinarse con un poco de sal, y una mezcla de romero, tomillo y orégano fresco bien picados (pueden usar otras especias, agregar también curry o cúrcuma según el gusto). En una sartén preparar un sofrito con una cebolla mediana y un diente de ajo picados al que agregarán una zanahoria mediana. Luego añadan la carne de pollo (podrá ser también). Dejen que todo se saboree y que la carne esté bien sellada durante unos diez minutos. Para ello mantengan un fuego bastante elevado. Si tienen, agreguen medio vaso de vino blanco y deje que evapore el alcohol y se seque un poco el guiso. Ajusten son sal y pimienta y con ello rellenen los morrones que, luego, dispondrán en una fuente o una asadera bien untadas para que no se peguen. Para evitar que el relleno se salga, utilicen un disco de pan que obtendrán presionando un pocillo de café sobre una feta de pan. Si los morrones son chicos, podrán colocarlos parados, de lo contrario el pan servirá al colocarlos de acostados.

Finalmente, terminarán la cocción en horno bien caliente, durante unos 30 minutos. Cada tanto, giren con una pinza los morrones para que se cocinen todos sus lados. Largarán un jugo que podrán usar para seguir untándolos.

Sirvan este plato con una buena ensalada mixta. Se sugiere un vino blanco seco y bien frío.

Etiquetas

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.