Minestrone contra el frío

Minestrone contra el frío

Con los primeros fríos, se siente la necesidad de servirse un buen plato caliente y al mismo tiempo sustancioso.

El minestrone es una típica receta italiana que, con sus infinitas variantes ha entrado en la cocina de muchos países. La razón es que la costumbre de preparar sopas (en italiano minestra) es muy común en varios países, con sus variantes. El sufijo –one en italiano indica que este plato pretende ser una gran sopa, debido a que combina algunas legumbres a las verduras y, si se quiere, también un poco de tocino.

Vamos por la receta para cuatro personas. Preparen mientras juntan los ingredientes, un buen litro de caldo de carne (puede ser con cubito). Si tienen tiempo, hiervan en medio litro de agua 100 gr de porotos que habrán dejando en remojo la noche anterior; si no, pueden usar porotos enlatados, pero en ese caso conviene enjuagarlos.

Preparen un sofrito con un par de cucharas de aceite, media cebolla, 100 gramos de tocino (o panceta), una zanahoria, 2 papas medianas, un zapallito largo (o italiano), 100 gr de zapallo, 2 puerros. Todo será picado en cubitos. Puede que en casa tengan un pocillo de café de arvejas congeladas o enlatadas, también las pueden agregar. Dejen cocinarse unos 10 minutos y luego agregarán los porotos (con su agua di pudieron hervirlos). Añadan otro medio litro de caldo de carne (puede ser con cubito) y dejen que el todo se cocine. Mientras tanto, piquen fino unas dos o tres hojas de acelga, completa, y pueden añadir algo de coliflor y de brócoli (algunas ramitas, a gusto) y unas dos o tres cucharadas soperas de pulpa de tomate. Ajusten con sal y pimienta y dejen que el todo se cocine bien. Al menos 45 minutos, para que el caldo sea un poco espeso. Si hace falta, agreguen más caldo de carne. Cuando les parecerá que el minestrone está casi a punto, piquen muy fino un generoso puñado de perejil y un diente de ajo que añadirán a la sopa junto con un chorro de aceite de oliva. Apaguen el fuego y dejen reposar unos minutos.

Para obtener el sabor deseado es necesario que ajo y perejil sean frescos. Si no tienen en casa, simplemente no agreguen este último toque.

El plato está listo y ya lo pueden servir. Si les gusta, añadan trocitos de pan casero que habrán previamente tostado en el horno. A los que les gusta, una espolvoreada de queso rallado completará el sabor de este plato.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.