Meteorólogos alertan sobre las altas temperaturas de los últimos años

Meteorólogos alertan sobre las altas temperaturas de los últimos años

Desde 2015 varias regiones del planeta registran temperaturas inéditas. El año más cálido ha sido el 2016, y el actual tendrá un comportamiento similar.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) lanzó una alerta sobre el incremento de las temperaturas en los últimos años. En su informe publicado con motivo del arranque de la Cumbre del Clima en Bonn (Alemania), señala que 2017 será uno de los tres años más calurosos de los que se tiene registro, con un promedio de temperaturas similar a 2015 y sólo por debajo de 2016.

La temperatura media global para el período comprendido entre enero y septiembre de 2017 fue de 0,47°±0,08 °C más cálido que la media del período 1981-2010 (estimada en 14,31 °C), lo que representa un aumento de la temperatura de aproximadamente 1,1 °C desde el período preindustrial. En varias zonas del sur de Europa, como España e Italia, el Norte de África, algunas zonas del este y el sur de África y la parte asiática de la Federación de Rusia alcanzaron temperaturas máximas sin precedentes o el clima de verano se extendió hasta noviembre. En China las temperaturas igualaron el registro más cálido. El noroeste de Estados Unidos y el oeste de Canadá registraron temperaturas más frías que la media de 1981-2010.

La versión provisoria de la “Declaración sobre el estado del clima mundial” subraya los “numerosos episodios de efectos devastadores” de este año como huracanes e inundaciones, olas de calor y sequías, y alerta por el repunte de los principales indicadores del calentamiento global a largo plazo, como las emisiones de gases contaminantes o la subida del nivel del mar.

Es probable que el 2016 siga siendo el año más caluroso registrado “como consecuencia del intenso episodio de El Niño” seguido por 2017 y 2015 en segundo y/o tercer lugar, respectivamente. El período de 2013 a 2017 será el quinquenio más cálido jamás registrado“.

  1. A mi me parece que necesitamos políticas globales que equilibren la emisión de gases de efecto invernadero; pero por otra parte deberíamos adquirir hábitos personales que influyan en este aspecto. No podemos aspirar a grandes cambios si no cambiamos nuestros propios hábitos. Algo que me parece grave es la lentitud con la que se sustituye la generación de energía con combustibles contaminantes por los de fuentes de energía limpias. No están ausente de esta ecuación intereses económicos espurios.

    Reply

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.