Mertens: un ídolo que también es un ejemplo

Mertens: un ídolo que también es un ejemplo

Es el habilidoso delantero que está haciendo soñar a los napolitanos con un nuevo scudetto. El poco conocido perfil solidario de este campeón.

Dries Mertens es el delantero belga que desde hace tiempo delicia a los tifosi napolitanos que han vuelto a soñar –luego de los dos scudetti conquistados en la inolvidable era de Maradona– con ganar la liga italiana. El equipo lidera el campeonato, produce una catarata de goles, siendo además una de las mejores defensas, y practica un fútbol colectivo y agradable que combina el jogo bonito con la eficacia. Ya en varias oportunidades, el equipo llegó al gol luego de que todos o casi los jugadores tocaran la pelota en un armado espectacular que encanta por su belleza.

Pero Mertens no es solo un campeón de la cancha –figura entre los cinco mejores de Europa en su rol–. Lo es también fuera de ella, con un corazón a la altura de una ciudad que siempre se mantuvo solidaria con quien lo necesitara.

Su costumbre de repartir comida durante las noches a los que viven en la calle comenzó, con discreción, durante semanas en las que el delantero sufría hambre de goles. Pero llamó a un amigo, durante una fría noche y le propuso: “Vamos a ayudar a quien tiene hambre de verdad”. La idea fue muy simple: fueron a comprar gran cantidad de pizzas, las cortaron y salieron a repartirlas entre los pobres de la calle. Luego de esa primera vez, el reparto de comida se ha reiterado, en especial en estos días de intenso frío que trajo hasta Nápoles la nieve, algo poco usual.

Mertens no vive como un divo, no le interesa ser un vip. Su vida es normal, como puede ser la vida de alguien que apasiona multitudes y es cortejado con millones de dólares. Sin embargo, no ha renunciado nunca a salir a pasear, a ir por la calle y… en modo muy reservado, ayudar a quien no tiene. Allí no hay selfie, ni foto. Que la mano derecha no sepa lo que hace la izquierda parece ser su lema. Apartado del glamour, Mertens se busca el tiempo para repartir alimentos, ropa para los niños y, armado de sus gorras, visitar los hospitales donde lleva a los pequeños internados camisetas del club, juguetes. Es ídolo de Aurora, una niña enferma de cáncer a la que visita a menudo y que ya ha dicho que “me quise casar con él, somos marido y mujer”, contó feliz la chiquita.

La solidaridad de este muchacho va más allá de las necesidades a su alrededor. Mertens reúne ayuda también para los venezolanos. Llegó a buscar a una escuela de una localidad de Guinea en la que, durante un documental de National Geographic, en el que pudo ver a uno de los niños con la camiseta con su nombre. Logró su objetivo y envío a los alumnos más camisetas y géneros de primera necesidad. Además, logra involucrar al resto del equipo con iniciativas para discapacitados.

Es un perfil poco conocido de un campeón que atrae la simpatía de los amantes del fútbol que, junto con hermosos goles y con los triunfos, quieren soñar con ídolos capaces de conquistar el corazón de los otros también fuera de la cancha. Es decir, con ídolos capaces de ser también un ejemplo.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.