Los motores del movimiento ecuménico

Los motores del movimiento ecuménico

Unos cuarenta encargados de las relaciones ecuménicas de diferentes Iglesias miembros del Consejo Mundial de Iglesias trabajaron juntos en Ginebra.

Ginebra fue escenario de la reunión de unos 40 profesionales encargados de las relaciones ecuménicas en diferentes iglesias miembros del Consejo Mundial de Iglesias (CMI) y provenientes de África, Asia, América del Norte, América del Sur y Caribe, Europa, Oriente Medio. Durante cuatro días de trabajo tuvieron oportunidad de aprender los unos de los otros y de conocer los distintos programas del CMI.

Participó por primera vez el evangelista Joshua Lian de la Iglesia Presbiteriana en Taiwán, quien afirmó haber comprendido mejor la relevancia mutua de las actividades de su iglesia y del CMI en su conjunto y cómo pueden beneficiar a unos y otros, por ejemplo, en el ámbito de los programas dirigidos a los niños.

También fue su primera reunión para Miriam Weibye en cuanto responsable ecuménica de la Iglesia Episcopal Escocesa, aunque como miembro del Comité Central en representación de la Iglesia de Escocia ya conoce bien el CMI desde la perspectiva de la gobernanza. Weibye agradeció que los encuentros de los responsables ecuménicos, al ser mucho menos numerosos que las reuniones de los órganos rectores, permitan dedicar más tiempo a conocer las experiencias de los demás y ver cómo pueden aplicarse al propio contexto. En efecto, el Comité Central debe centrarse con frecuencia en problemas muy específicos y las perspectivas diferentes, y en ocasiones contradictorias, que los representantes tienen sobre ellos, la red crea un espacio para una mejor visión general de lo que el CMI es y hace. “Tener tiempo para relacionarse contribuye a avanzar”, sostuvo Weibye.

Aunque la mayor parte de la reunión se celebró –  entre el pasado 16 y el 19 de septiembre – en el Instituto Ecuménico del CMI en Bossey, los participantes visitaron las oficinas del Centro Ecuménico de Ginebra.

“Ustedes y yo estamos llamados a realizar un ministerio que es a la vez compasivo, sacerdotal y misionero, porque estas son las buenas noticias para el mundo de hoy”, dijo en su homilía el prof. Victor W. C. Hsu, responsable ecuménico saliente de la iglesia presbiteriana de Taiwan. Al reflexionar sobre las experiencias de las catástrofes naturales sufridas por otros responsables ecuménicos de Aotearoa Nueva Zelandia y Tailandia presentes en la reunión, así como sobre el profeta Isaías, Hsu concluyó: “En verdad, debemos reconstruir no solo las ruinas, sino también los espíritus”.

Varios miembros del personal del CMI y las organizaciones asociadas con sede en Ginebra presentaron su trabajo a los responsables ecuménicos por medio de una exposición de artículos y un programa de entrevistas. Al preguntarle sobre los aspectos culminantes de la labor del CMI, el secretario general Rev. Dr. Olav Tveit dijo que, para él, lo más destacado es “cuando podemos abordar juntos los problemas, y los que sufren dicen que realmente marca la diferencia”, incluso cuando no se encuentra todavía una solución, como por ejemplo en el caso de Corea.

Fuente: Consejo Mundial de Iglesias

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.