“Lo ideal no es el divorcio sino la familia unida”, recordó el Papa

“Lo ideal no es el divorcio sino la familia unida”, recordó el Papa

Durante la audiencia general celebrada esta mañana en la Plaza de San Pedro, el Santo Padre recordó ante los miles de peregrinos su reciente viaje a Irlanda, los días 25 y 26 de agosto para participar del Encuentro Mundial de las Familias.

“El fin de semana pasado hice un viaje a Irlanda para participar en el Encuentro Mundial de Familias. Mi presencia quería ante todo confirmar a las familias cristianas en su vocación y misión”, comenzó diciendo Francisco y resaltó que “las miles de familias reunidas en Dublín, con toda la variedad de sus idiomas, culturas y experiencias, fueron un signo elocuente de la belleza del sueño de Dios para toda la familia humana. Y lo sabemos: el sueño de Dios es la unidad, la armonía y la paz, en las familias y en el mundo, el fruto de la fidelidad, el perdón y la reconciliación que nos dio en Cristo”.

“Piensa bien sobre esto: lo que Dios quiere es que nadie esté solo, nadie sea indeseable, nadie quede excluido. Por lo tanto, el tema de esta Reunión Mundial fue muy apropiado. Fue llamado de esta manera: “El Evangelio de la familia, alegría para el mundo”, subrayó el Papa.

El pontífice agradeció a Irlanda por su recibimiento y a todas las personas que trabajaron para llevar a cabo los actos del Encuentro.

Seguidamente el Santo Padre recordó que los verdaderos “puntos de luz” de estos días fueron los testimonios de amor conyugal entregados por parejas de todas las edades. “Sus historias nos han recordado que el amor al matrimonio es un regalo especial de Dios, para ser cultivado todos los días en la iglesia doméstica que es la familia. ¡Cuánto necesita el mundo de una revolución de amor, de una revolución de ternura, que nos salve de la cultura actual de lo provisional! Y esta revolución comienza en el corazón de la familia”, dijo.

El pontífice repasó los testimonios conmovedores, -escuchados durante la Fiesta de la Familia del sábado 25 por la noche, de “familias que sufrieron guerras, familias renovadas por el perdón, familias que amaron salvadas de la espiral de adicciones, familias que aprendieron a usar teléfonos celulares y tabletas bien y dar prioridad al tiempo que pasan juntos. Y se destaca el valor de la comunicación entre las generaciones y el papel específico de los abuelos en la consolidación de los lazos familiares y la transmisión del tesoro de la fe”.

Dolor y tristeza por las heridas de los abusos
A continuación, Francisco señaló que además de la gran alegría de su encuentro con las familias también tuvo que soportar “el dolor y la tristeza por el sufrimiento causado en ese país por diversas formas de abuso, incluso por miembros de la Iglesia, y que las autoridades de la Iglesia en el pasado no siempre han sido capaces de lidiar apropiadamente con estos crímenes”.

El Papa consideró muy positiva la reunión que mantuvo con algunas víctimas de abusos y dijo que los obispos irlandeses “han emprendido un camino serio de purificación y reconciliación con aquellos que han sufrido abusos, y con la ayuda de las autoridades nacionales han establecido una serie de normas estrictas para garantizar la seguridad de los jóvenes”.

El papa Francisco comentó que durante la reunión que mantuvo con los obispos irlandeses “los animé en sus esfuerzos para remediar los fracasos del pasado con honestidad y valor, confiando en las promesas del Señor y confiando en la profunda fe de los irlandeses, iniciar un camino de renovación de la Iglesia en Irlanda”.

“En Irlanda hay fe, hay personas de fe: una fe con grandes raíces”, comentó el Papa y añadió: “¿Pero saben algo? Hay pocas vocaciones al sacerdocio. ¿Por qué esta fe fracasa? Para estos problemas, los escándalos, muchas cosas. Debemos orar para que el Señor envíe santos sacerdotes a Irlanda, envíe nuevas vocaciones”, exhortó Francisco e invitó a rezar juntos un Avemaría a la Virgen de Knock, patrona de Irlanda para que interceda ante el Señor y envíe sacerdotes santos para “inaugurar un tiempo de renovación de la Iglesia en Irlanda”.

Por último, el Papa reiteró que el Encuentro Mundial de las Familias en Dublín fue una experiencia profética y reconfortante para muchas familias “comprometidas con el modo evangélico de matrimonio y vida familiar; familias discípulos y misioneros, fermento de bondad, santidad, justicia y paz. Olvidamos tantas familias, ¡tantas! – que llevan a sus familias, a sus hijos, con fidelidad, pidiendo perdón cuando hay problemas”.

Hoy está de moda, concluyó Francisco, resaltar los divorcios y las separaciones como algo normal. “Pero por favor: esto es algo malo. Es verdad: respeto a todos, debemos respetar a las personas, pero lo ideal no es el divorcio, lo ideal no es la separación, lo ideal no es la destrucción de la familia. El ideal es la familia unida. Así que adelante: ¡esto es lo ideal!”, animó el Santo Padre.

Fuente: AICA

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.