Las rachas en el clásico uruguayo

Las rachas en el clásico uruguayo

Hace tres años que Peñarol no le gana a Nacional. Pero hubo otras rachas positivas, de un lado y del otro.

Si hay algo que apasiona en el fútbol son los clásicos. De un lado de la cordillera Boca y River convocan las pasiones, del otro lado lo hacen Colo Colo y Universidad de Chile. En Paraguay son Cerro Porteño y Olimpia los dos equipos rivales de todas las horas, mientras que en Brasil hay varios. Cruzando el Río de la Plata, del lado uruguayo, es imperdible asistir a un enfrentamiento entre los “aurinegros” de Peñarol y los “albos” de Nacional.

Incluso un partido de preparación puede tener el sabor de la última fecha de un apasionante torneo. Algo de eso ocurrió ayer en tierra charrúa en un nuevo enfrentamiento entre Nacional y Peñarol, en el que los albos superaron a los aurinegros por 1 a 0.

Pero el partido tuvo más que una victoria: Nacional llegó de este modo a 12 clásicos sin perder ante su rival histórico. En los últimos enfrentamientos, Peñarol pudo conseguir cinco empates y fue derrotado 7 veces. Hay que remontarse al 27 de abril de 2014 para encontrar la última victoria de Peñarol. Por tanto, hace más de tres años que el equipo no gana.

La mejor racha de Nacional en clásicos, incluyendo partidos amistosos, fue de 16 partidos sin perder ante Peñarol, con siete triunfos y nueve empates entre el 2 de marzo de 1971 y el 31 de enero de 1974. Peñarol, por su parte, no se queda demasiado atrás, consiguió 14 encuentros sin perder, sin contar definiciones por penales, con siete triunfos y otros tantos empates, entre el 20 de mayo de 1984 y el 18 de diciembre de 1985.

Las estadísticas pueden seguir indefinidamente. Podrán abarcar los resultados conseguidos por los entrenadores, analizar exclusivamente los partidos en torneos oficiales, y eso alimentará esas pasiones que no tienen mayor explicación que la identificación con una camiseta y la pasión por la pelota. Habrá interminables discusiones y polémicas. Las puede provocar solo el deporte más amado en el mundo.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.