La magia intacta

La magia intacta

Manu Ginóbili sigue asombrando con sus 40 años: anotó 26 puntos, una marca que a esa edad sólo habían logrado Kareem Abdul-Jabbar y Michael Jordan.

Desde que tomó la decisión de continuar al menos una temporada más en la NBA, todo lo que hace Emanuel Ginóbili cobra una notoriedad superlativa. El propio Manu, con la humildad que lo caracterizó siempre, se rió escribiendo en su columna habitual en el diario La Nación, una semana atrás: “Me celebran todo porque soy un viejo de 40”.

Lo que en realidad sucede es que ese “todo” al que se refiere, es sencillamente maravilloso. Dobles, triples (y uno insólito como el de hace algunos días, que ni los árbitros se dieron cuenta), tapones, asistencias. Y coronó una semana a lo grande: a pesar de la derrota de San Antonio Spurs 111-110 frente a Portland Trail Blazers, el bahiense anotó 26 puntos, su mayor cosecha de la temporada. Pero eso no es todo: esa marca, con 40 años de edad, sólo la habían logrado nada menos que Kareem Abdul-Jabbar y un tal Michael Jordan.

Sin dudas Ginóbili está disfrutando de este último tramo del hilo en su carretel. Se lo toma con gracia, risueñamente, y hasta recurre a argumentos que cualquier padre de familia daría cuando se siente bien: “Pude dormir 9 horas, no pasa muy seguido viviendo con tres niños”.

Está fresco, vital y transmite serenidad y alegría a la hora de jugar. Su magia está intacta y el mundo del básquet goza con “todo” aquello que saque de su galera.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.