La Fiscalía de Suecia cierra la causa contra Julian Assange

La Fiscalía de Suecia cierra la causa contra Julian Assange

En 2015 el público ministerio sueco también había retirado los cargos por acoso sexual contra el fundador de Wikileaks. Una parcial victoria judicial, pero igualmente la policía londinense mantiene rodeada la embajada de Ecuador donde se asiló en 2012.

El fundador de Wikileaks, Julian Assange, ha conseguido una primera, aunque relativa, victoria judicial. La Fiscalía de Suecia cerró la causa abierta contra él por presunta violación. La denuncia, siempre rechazada por el acusado, apareció luego de que Wikileaks publicó cables reservados del Departamento de Estados de los Estados Unidos que revelaron abusos en la conducción del conflicto en Iraq y Afganistán. Acosado por la policía, Assange se refugió en la embajada de Ecuador en Londres, desde donde quedó prácticamente recluido desde 2010.

“La fiscal jefe Marianne Ny ha decidido hoy cerrar la investigación en relación con la supuesta violación (grado menor) a Julian Assange”, informó la Fiscalía que admitió las dificultades para llevar a cabo el procedimiento estando el acusado asilado en una sede diplomática. Por tanto, no se trató de una falta de mérito. “Hicimos lo que pudimos. Hemos seguido esta investigación como cualquier otra relacionada con delitos sexuales y hemos utilizado todos los medios legales a nuestra disposición. El tiempo -dijo la fiscal Ny- ha sido un factor importante”. Antes de eso, en 2015 el ministerio público sueco retiró los cargos por acoso sexual contra Assange.

Para el acusado, que siempre ha denunciado que la acusación es un intento para ser primero arrestado por las autoridades suecas y sucesivamente extraditado a los Estados Unidos, “es una importante victoria, pero la guerra no ha terminado, acaba de empezar…, ni de lejos borra los siete años que me he pasado detenido sin cargos en prisión, bajo arresto domiciliario y en esta Embajada sin que me llegue la luz del día”.

En noviembre del año pasado, Assange fue interrogado por la Fiscalía sueca en la sede diplomática donde goza de asilo político, en Londres. Admitió que hubo un encuentro sexual con la denunciante, pero que eso fue consentido. Desde entonces, sus defensores alegan que Suecia debe retirar la orden de arresto emitida en su momento, permitiendo que su cliente se asile en Ecuador. En estos días, ha sido liberada Chelsea Manning, la ex analista militar que proveyó a Assange de la documentación reservada que sucesivamente publicó Wikileaks. La condena inicial contra Manning a 35 años de prisión fue conmutada por el presidente norteamericano Barack Obama. Eso haría suponer la posibilidad de que Assange pueda, cuanto menos, asilarse en Ecuador dejando su virtual reclusión domiciliaria.

El ex juez español Baltasar Garzón, defensor de Wikileaks, ponderó positivamente la decisión de la Fiscalía sueca, aunque sigue el temor de que los Estados Unidos activen una orden de detención contra su cliente. De hecho, la Policía británica sigue intencionada a detener Assange si sale de la embajada, puesto que hay una orden judicial de detención vigente. La motivación de la orden es que el australiano no se presentó ante la corte de Westminster cuando fue citado, en junio de 2012. Desde 2012, la sede diplomática ecuatoriana es vigilada día y noche para impedir una huida de Assange, pese a que la inasistencia es un delito mucho menos grave que el de la acusación retirada. Eso estaría confirmando la sospecha de que el Gobierno británico haya recibido un pedido de extradición del fundador de Wikileaks en caso de ser arrestado. La primer ministro, Theresa May, ha declarado sustancialmente que es un asunto policial. Por su parte, el fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, sostiene que detener Assange sigue siendo una prioridad.

 

Para más información suscribite a digital.ciudadnueva.com.ar o a la versión papel en ciudadnueva.org.ar/revista/suscripciones.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.