Juan Martín Del Potro, en semifinales de Roland Garros

Juan Martín Del Potro, en semifinales de Roland Garros

El tandilense venció al croata Marin Cilic y mañana enfrentará al Rey del polvo de ladrillo, Rafael Nadal, quien dejó en el camino a otro argentino, Diego Schwartzman.

Hacía 13 años que no había dos argentinos en los cuartos de final de Roland Garros. Desde el lejano 2005, cuando Mariano Puerta y Guillermo Cañas accedieron a esa instancia en París. Incluso Puerta llegó a la final ante Rafael Nadal, quien conseguía su primer título y comenzaba su reinado en el polvo de ladrillo.

Esta vez, los protagonistas de este importante hecho para el tenis argentino fueron Juan Martín Del Potro y Diego Schwartzman, aunque el “Peque” vio cómo la lluvia parisina del miércoles le comenzaba a aguar el sueño que finalmente terminó hoy, cuando el propio Nadal revirtió su mal comienzo y lo despachó con un 4-6, 6-3, 6-2 y 6-2.

Distinta fue la suerte de la Torre de Tandil, quien de manera apretada superó al croata Marin Cilic por 7-6 (7), 5-7, 6-3 y 7-5 y se metió entre los cuatro mejores del certamen, una instancia a la que solo había llegado en 2009, cayendo posteriormente con Roger Federer, quien ese año consiguió por única vez el Gran Slam parisino.

Esta vez, Del Potro tampoco la tendrá sencilla. Mañana lo espera el mismísimo Rey del Polvo de Ladrillo, el gran candidato para quedarse con su 11º trofeo de Roland Garros. No obstante, las lágrimas del argentino tras decretar su pasaje a semifinales hablan de todo lo que ha vivido (y sufrido) en los últimos años, con tres operaciones en la muñeca y grandes chances de terminar anticipadamente su carrera.

Hoy Del Potro disfruta no sólo de esta posibilidad de enfrentar (y por qué no, vencer) a Nadal, mientras goza también de haber arribado al cuarto puesto del ranking mundial una vez que finalice el certamen.

Más allá de lo que ocurra mañana, Juan Martín Del Potro ya tiene motivos para festejar. En el polvo de París, ha demostrado una vez más que es capaz de resurgir de las cenizas.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.