¿Emergente para garantizar inversiones productivas “nuevas”?

¿Emergente para garantizar inversiones productivas “nuevas”?

La sociedad Morgan Stanley Capital International (MSCI) reclasificó al país como “mercado emergente”, y lo puso a la par de economías como China, Brasil, Colombia o Rusia, una decisión que, se prevé, alentará la llegada de capitales, la inversión y le aportará combustible a la economía.

La decisión de MSCI aportó una nueva señal de confianza hacia la Argentina, y llegó acompañada de un claro respaldo al proceso de reformas encarado por el gobierno de Mauricio Macri, y a su estrategia de reinsertar al país en el mundo para apuntalar la inversión extranjera.

Con esta decisión, la Argentina pasa a tener una demanda potencial de activos por parte de inversores estimada en unos u$s 3.800 millones, según Morgan Stanley. En cambio, analistas de JP Morgan elevan esa cifra a u$s 5.500 millones.

Cualquiera sea el número, el efecto será positivo, ya que ese caudal le daría un fuerte impulso al mercado de valores.

Si bien ese upgrade recién se haría efectivo en mayo de 2019, se prevén rápidos y significativos repuntes en las cotizaciones, ya que los operadores suelen anticiparse a este tipo de circunstancias.

Lo cierto es que estos son capitales financieros que entrarán vía la bolsa destinado a la compra de acciones o títulos públicos. Lo que faltan son “nuevos proyectos”, y lo único en vista son los PPP y no nuevas empresas públicas privadas con apertura en la bolsa de modo transparente. Tal vez ayuden a completar la falta de inversión pública dada la restricción por el acuerdo con el FMI.

“La Argentina en 2001 cuando explotó por los aires también era categoría emergente”, expresó el economista Pablo Singerman, quien explica muy claramente por qué la firma privada nos catalogó como “emergente” y cuáles son los costos de ello.

MSCI aclara que revisará la decisión de reclasificar al país si las autoridades argentinas introducen cualquier tipo de restricción para el acceso al mercado de acciones tales como “controles de capital o de divisas”. El anterior presidente del BCRA eliminó toda restricción a la entrada incluso aquella que operaba en 2009 de una estadía mínima de los capitales golondrinas, plazo mínimo obligatorio de 120 días en la anterior gestión.

La decisión de MSCI implica para el país la chance de que puedan ingresar más capitales especulativos, y a su vez la garantía de que no se les va a aplicar ninguna restricción que pueda entorpecer sus ganancias.

Muchos pensamos que es una ventana abierta para cuando se pongan a licitación públicas las acciones del Fondo de Garantías del ANSESS  (ver gráfico) y esos activos pasen a manos extranjeras (este fondo de 55.228 millones de dólares en activos a comienzos de 2017 constituido por los aportes de las ex – AFJP, le había permitido al anterior gobierno garantizar las jubilaciones futuras y tener cierto control indirecto en la economía a través de la participación en el directorio de bancos, empresas productoras, cementeras, eléctricas, distribuidoras, etc.). También puede que sirva el ingreso de capital para financiar los programas o proyectos  PPP que han fracasado y son cuestionados tanto en España como en Inglaterra.

Es decir, no se espera que estos vayan directamente a actividades productivas de las pymes quienes dependen más de la tasa de interés y si van a inversión pública privada puede que terminen en estatizaciones posteriores como en los casos indicados. En el corto plazo, sería una entrada de capitales transitorio.

Fuentes consultadas: Infobae, Ambito Financiero, Política On Line, La Nación, Diario Registrado, Página 12

  1. Interesante! Una pena el copete del artículo, que no refleja su contenido

    Reply

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.