El presidente peruano Kuczynski evitó ser destituido

El presidente peruano Kuczynski evitó ser destituido

Fue por apenas 8 votos. El grupo fujimorista se dividió y el mandatario obtuvo el apoyo de la izquierda.

Pedro Pablo Kuczynski ha logrado salvar su mandato en una sesión maratónica del Congreso de Perú, por una diferencia de apenas 8 votos. Hacían falta 87 para aprobar su destitución, sobre el total de 130.

El presidente volvió a utilizar el arma que le permitió acceder a la máxima magistratura: el antifujimorismo y las divisiones internas del partido que lo representa, Fuerza Popular, en el que la hija del ex presidente Alberto Fujimori, Keiko, y su hijo, Kenji, ambos legisladores, están enfrentados. Eso le permitió contar con los votos de su reducida bancada (18), y las fundamentales abstenciones de una parte de la izquierda y del grupo de seguidores de Kenji Fujimori, y el abandono del recinto de otros 10 legisladores de izquierda.

El mandatario, quien primero negó haber tenido relaciones con la constructora brasileña Odebrecht, que habría entregado 4,8 millones de dólares a una empresa de asesoramiento financiero vinculada con Kuczynski, admitió que debió haber sido más prolijo cuando dijo que dejó de realizar esa actividad para dedicarse a la función ministerial, entre 2004 y 2007 (cuando se recibieron los pagos). Esa desprolijidad, sostuvo, no lo convierte en un corrupto, pues aseguró no haber mentido.

Las negociaciones fueron intensas. Kuzcynski apeló al antifujimorismo que le permitieron ganar la segunda vuelta electoral pese a contar con casi la mitad de los votos de Fuerza Popular. Incluso pidió a sus dos vicepresidentes que no aceptaran reemplazarlo en el cargo, de modo que constitucionalmente habría asumido en el poder el presidente del Congreso, que es fujimorista. De modo que los legisladores se enfrentaran a la disyuntiva de favorecer la llegada de este grupo a la presidencia (y que además dispone de mayoría propia en el Congreso, con 71 legisladores).

Al final logró evitar la destitución. Pero queda claro que deberá negociar en todo momento con un partido que ya ha conseguido la cabeza de cinco de sus ministros, censurados en el Legislativo. Y es muy posible que esté negociando un indulto para Alberto Fujimori, quien cumple una condena por corrupción. La hija del ex presidente (que en 1992 llevó a cabo un autogolpe de Estado), está enfrentada con su padre y recela de un regreso de él a la vida política, mientras que el hijo intenta conseguir, aunque sea, los arrestos domiciliarios. Kuczinski ha intentado encontrar un camino de diálogo con Fuerza Popular, pero sin éxito al punto de admitir el “error” de haber sido demasiado condescendiente.

El futuro próximo dirá de qué manera el mandatario conseguirá asegurar más estabilidad a una gestión que hasta el momento ha sufrido los embates de este numeroso grupo parlamentario.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.