¿El fin de una ilusión será el comienzo de un nuevo sueño?

¿El fin de una ilusión será el comienzo de un nuevo sueño?

Argentina se despidió de Rusia con una derrota 4 a 3 frente a Francia. Las razones de una temprana derrota y cuál será el camino a elegir en el futuro de la Selección.

La derrota de Argentina no fue hoy frente a Francia. En el estadio de Kasan apenas se visualizó. Pero la caída de la Selección Argentina empezó a gestarse hace tiempo. Claro que el foco estaba puesto en el envión anímico que había significado la agónica clasificación ante Nigeria, pero el final y la despedida de este Mundial amerita puntualizar en lo que fue este ciclo entre copas del mundo (de Brasil a Rusia) y buscar explicaciones en los procesos, como lo hemos hecho siempre en este mismo espacio.

La esperanza que se depositaba en este plantel estaba fundada en la calidad individual de muchos de los jugadores, empezando por Lionel Messi. Pero el propio capitán, como el resto de sus compañeros, tuvo un mal Mundial y entonces esa ilusión no llegaba a encenderse en plenitud. Eso no quita reconocer el valor que esta generación de futbolistas ha tenido para la historia de este deporte. ¿Ganaron algo? ¿Qué dejaron? Preguntan provocativamente quienes tildan de fracasados a esta camada de jugadores.

Es cierto. Estos jugadores no ganaron títulos de selección mayor (sí en Juegos Olímpicos), aunque llegaron a tres finales, una del mundo y dos de América. ¿Qué dejaron? Son la generación que es fruto de un arduo, pensado y fructífero trabajo de base desde las selecciones Sub-15 en adelante. Mirar a Javier Mascherano, Lucas Biglia, Ever Banega, Sergio Agüero (sólo por mencionar a algunos) es mirar la importancia de tener un recorrido de entre 13 y 19 años vistiendo la camiseta nacional.

Estos jugadores, como pocos, saben lo que es representar al país en competencias internacionales. Saben como nadie lo que se sufre deportivamente y viven (o vivieron) con una enorme presión las comparaciones con quienes han sido campeones del mundo. Ni hablar Messi, que desde que debutó con la Selección Sub-20 el 29 de junio de 2004, ha tenido la carga de ser más que Maradona.

GENERACIóNPor eso para entender cuál es el camino a seguir a partir de ahora se debe observar el largo recorrido de esta generación. Y comprender que los éxitos siempre estarán más cerca cuando se trabaja con proyectos a largo plazo. La AFA hizo casi todo mal desde que decidió tirar por la borda (en 2007, con la salida de Hugo Tocalli y luego de la salida de José Pekerman) los serios planes que apuntalaban al fútbol juvenil y que miraban al futuro con optimismo.

Claro está que en el fútbol nada es garantía de resultados. Si no que lo diga Alemania, la federación mejor organizada y se quedó afuera en primera ronda. No obstante los “accidentes” que puedan ocurrir –porque la eliminación de los teutones fue eso, un accidente deportivo–, siempre se estará más cerca de la gloria que del fracaso.

Y el fracaso de Argentina no es esta eliminación. El fracaso de Argentina es creer que con las avivadas, con boicotear una elección a presidente de la AFA, o con hacer negociados a espaldas de la Selección se conseguirán logros.

Miren a estos jugadores que se desvivieron durante más de una década por la Selección. En los ojos de Mascherano (147 partidos), minutos después de la eliminación, se ve el mismo brillo de cuando daba notas periodísticas con menos de 20 años y ya había debutado con Argentina, antes que con su amado River. Mírenlos y recuerden que llegar hasta ahí es un proceso largo y que cualquier atajo nunca llegará a buen puerto. Solo así se podrá volver a creer, a soñar, con una Argentina que vuelva a estar en los primeros planos.

Articulos Anteriores
Articulos Recientes
  1. Impecable análisis que va al fondo de la cuestión. Con toda probabilidad además de que haya faltado un serio trabajo con los juveniles, falta un dt que privilegie el trabajo de equipo por encima de los talentos individuales. No le falta calidad al fútbol argentino, basta ver cómo son exitosos sus jugadores dentro y fuera del país. Pero le falta capacidad de ser equipo, trabajar todos en vista de un bien de todos. Y acaso eso no le está faltando solo al fútbol.

    Reply

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.