El consumo nocivo de alcohol desafía el desarrollo

El consumo nocivo de alcohol desafía el desarrollo

En las Américas su consumo es un 40 por ciento superior al promedio mundial. Los sectores de más bajo nivel socioeconómico son más vulnerables.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) señala que el uso nocivo del alcohol desafía al desarrollo social y económico de muchos países, incluidos los de las Américas.

El consumo de alcohol en las Américas es de aproximadamente un 40% mayor que el promedio mundial. En general, la población de la región consume alcohol en un patrón que es peligroso para la salud. Este tipo de consumo de riesgo se asocia con diversos daños a la salud y sociales, que incluyen más de 200 condiciones (enfermedades no transmisibles, trastornos mentales, las lesiones y el VIH), así como la violencia doméstica, la pérdida de productividad, y muchos costos ocultos.

El consumo nocivo de alcohol es el principal factor de riesgo para las muertes en varones de 15 a 49 años, aunque la evidencia muestra que las mujeres son más vulnerables a los efectos nocivos del alcohol. Las personas de bajo nivel socioeconómico son más vulnerables a las consecuencias negativas del consumo nocivo.

La OPS se esfuerza para ayudar en la formulación de las políticas y las intervenciones de salud pública dirigidas a reducir el uso nocivo del alcohol basándose en objetivos claros de salud pública, las prácticas efectivas, y el conocimiento mejor disposición existente. Trabaja con los países para elaborar y aplicar estrategias para vigilar los problemas relacionados con el alcohol. En el caso de los países en el desarrollo la colaboración se realiza también en aplicación de políticas eficaces, y la promoción de la investigación.

Etiquetas

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.