El coche del futuro

El coche del futuro

Varios modelos aparecen en el mercado y apuntan a la eliminación de partes como el capó, elemento que cubría el motor a combustión.

Puede que un coche eléctrico de conducción autónoma no vaya a llevarte al cielo dentro de poco, pero un día podría empezar a parecerse al coche volador de Los Supersónicos, cubierto por una burbuja de cristal y sin capó, la característica distintiva de los automóviles actuales que funcionan con gasolina.

La clave de la tecnología que cambia las reglas del juego es el motor eléctrico, un sistema relativamente simple y compacto de propulsión que permite a los fabricantes prescindir del capó y el amplio espacio necesario debajo para un gran motor de combustión interno, un aparato de enfriamiento del motor, y un engranaje complejo de transmisión.

Cuando esa tecnología del motor se combina con los avances de los vehículos autónomos, el coche no sólo ya no necesita el capó, sino tampoco lo que la industria denomina zonas de deformación programada.

supersonicosEl resultado: el cambio del vehículo eléctrico podría marcar el inicio del coche con forma de burbuja o de cápsula como el que hizo popular la comedia de animación futurista de los ‘60 “Los Supersónicos”.

Dotados de baterías de segunda generación que doblan su capacidad actual (hasta los 60 kWh) y les permiten recorrer de 300 a 400 kilómetros sin recargar. Ya pueden cubrir los desplazamientos diarios del 90% de los conductores, incluso si viven lejos, y resolver cualquier trayecto imprevisto o emergencia que pueda surgir. Y aunque estas distancias no son todavía suficientes para hacer viajes de larga distancia, permiten eliminar el estrés y los agobios que provocaba hasta ahora el temor a quedarse tirado sin batería.

“Definitivamente, es el próximo paso, especialmente si te imaginas un mundo sin accidentes con tecnología de vehículos autónomos totalmente funcional. Si los coches nunca se estrellaran, la forma más eficiente de movilidad personal podría ser una burbuja de cristal”.

Si volvemos a la década de 1920, los automóviles –especialmente los coches de lujo– tendían a tener largos capós, como el modelo S de Tesla actualmente. Pero eso está a punto de cambiar.

En el Salón del Automóvil de Detroit, en enero, Infiniti dio a conocer un concepto de coche cuyo estilo tiende a un futuro no tan lejano en el que la mayoría de los vehículos serán eléctricos. El coche Q Inspiration Concept, que fue exhibido también en el Salón del Automóvil de Pekín, tiene un capó más corto, una línea de techo en forma de cupé y el espacio interior de un Vehículo Utilitario Deportivo (SUV), a pesar de ser un berlina.

La marca Daimler AG de Mercedes-Benz también ha mostrado un concepto de coche llamado F015, cuyas ruedas están cerca de los parachoques y un amplio espacio interior bajo un increíble techo que se arquea cual arco iris.

Obligado en parte por los estrictos requisitos de la economía de combustible y otras regulaciones, los fabricantes de todo el mundo, especialmente de China, se pelean por desarrollar vehículos eléctricos en una amplia gama de precios.

Fuente: Ecoportal.net

Etiquetas

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.