“El carisma de la unidad es más actual que nunca”

“El carisma de la unidad es más actual que nunca”

El co-presidente de los Focolares, Jesús Morán, estuvo en Buenos Aires presentando su último libro y dialogó con Ciudad Nueva radio.

Jesús Morán pasó por la ciudad de Buenos Aires para presentar su último libro “Tomar el pulso del tiempo. El desafío de la actualización de un carisma” y previo a su viaje a Chile, donde fue delegado de los Focolares entre 1996 y 2004, país que celebra los 50 años de la llegada del Ideal de la Unidad, dialogó con Ciudad Nueva radio, en el último programa del ciclo 2017.

“Estoy muy contento de estar en América latina, en el continente que más he vivido. Si bien soy europeo, es aquí donde me he formado como persona, como hombre, como focolarino”, cuenta Jesús Morán, haciendo referencia también a los cuatro años vividos en México.

¿Por qué es tan importante para vos este continente y que tiene para darle al mundo?

Hay una cosa que es evidente. Por un lado desde el punto de vista de la Iglesia Católica, es el continente que mejor recibió, recepcionó y encarnó el Concilio Vaticano II. Es una afirmación casi unánime. Por lo tanto tiene un don inmenso y eso lo está descubriendo la Iglesia Universal a través del papa Francisco porque él está actualizando el Concilio Vaticano II de una manera extraordinaria. Por otra parte, este continente joven, plural, con poblaciones indígenas, de origen africano, de inmigrantes europeos, es un mestizaje cultural extraordinario. El continente americano tiene mucho para darle al mundo en cuanto a la articulación de la unidad en la diversidad. Es una riqueza enorme. Aquí se vive la verdadera socialidad. Por eso mismo los dramas que se viven son de tipo social, porque siempre el don que uno tiene es también su propio límite.

¿Cuál ha sido tu sensación después de la presentación del libro y qué puntos podés destacar de este libro?

Para mí ha sido una experiencia de actualización del libro mismo, es como me ha sucedido en otras partes. Lo he comprendido nuevamente desde la visión de una rabina (Silvina Chemen), de una economista (Cristina Calvo), desde un dirigente sindical y político (Carlos Custer), que han enriquecido mi propia visión sobre los temas. Siempre que hago estas presentaciones es como redefinir el libro, realmente fantástico. Subrayaría esto de la actualización, este proceso apasionante que estamos viviendo de actualizar el carisma de la unidad de Chiara Lubich. En estos tiempos postfundacionales, que requiere todo de nosotros, no nos podemos apoyar ni siquiera en lo que Chiara dijo, sino que tenemos que apelar al Espíritu Santo que nos hace comprender qué es lo que Dios quiere que hoy hagamos. Y eso nos obliga a leer los signos de los tiempos, estar atentos, con los oídos atentos a lo que piensa el mundo, a lo que está pasando en la historia. Esto nos hace siempre jóvenes, nos tiene siempre frescos, no anquilosados en una idea, no autorreferenciales. He escrito el libro para suscitar esta reflexión en todo el movimiento de los Focolares.

¿Y cuál es el sentido del carisma de la Unidad hoy?

Creo que hoy en este tiempo de globalización donde se ven los límites mismos de la globalización, o sea la incapacidad de articular una globalización solidaria y verdaderamente inclusiva, el carisma de la Unidad tiene un rol importantísimo, porque es lo que falta. Falta un espíritu de unidad. Si no la globalización, al final, será un entramado dirigido por fuerzas hegemónicas que no harán que la humanidad sea un verdadero sistema donde cada uno tenga algo para aportar. Por lo tanto el carisma de la unidad es fundamental para lograr una globalización que sea inclusiva, que no cree más límites, más fronteras, más pobreza, más excluidos y descartados. El carisma de la unidad es fundamental para crear el espíritu justo. Por lo tanto lo veo más actual que nunca.

¿Cómo poder ayudar a construir la Iglesia en América latina?

Pienso que es importante que el Movimiento de los Focolares adquiera un sentido más más profundo de su eclesialidad. Todo carisma que nace en la Iglesia no es para el propio carisma sino para la iglesia misma. Entonces creo que se necesita un impulso mayor para trabajar a todos los niveles en la Iglesia, con lo específico nuestro, que es como decir la evangelización a nivel ambiental, la periferia de lo que son las articulaciones y estructuras de la Iglesia, pero también entrando en ellas para renovarlas desde adentro, con un sentido no de autorreferencialidad sino con una actitud de servicio verdadero. En ese sentido invitaría a trabajar más con la Iglesia, a insertarnos más, también con nuestro específico que es llegar a donde la Iglesia institucional no llega. La idea es que resplandezca una iglesia profética, comprometida con los grandes valores humanos, con la reconciliación -que es tan necesaria-, comprometida con la unidad, con la justicia y con los pobres.

¿Cuál es tu mirada respecto al rol de los medios de comunicación para lograr esta unidad entre los pueblos?

Me parece un rol fundamentalísimo. Creo que a través de los medios de comunicación podemos hacer experiencias de unidad a nivel global, algo que nos estaba prohibido hace poquísimo. Es decir, experimentar que la solidaridad puede ser mundial, posible. A través de los medios de comunicación una pequeña experiencia se convierte en un hecho universal y por lo tanto vivifica en otro lugar de manera insospechada, y hace que esa acción concreta, en un lugar, se multiplique en otro. Es un campo difícil porque efectivamente hay fuerzas de disgregación y división que han entendido muy bien esto y que justamente hacen el trabajo contrario. Por lo tanto el rol de los medios de comunicación para quien quiere construir un mundo, una globalización verdadera y solidaria, es decisivo. Es un medio para multiplicar el bien y para crear una conciencia ética mundial. Una conciencia de lo que verdaderamente vale.

Entrevista realizada por Yanina Dandan y Santiago Durante en el programa emitido el 25 de octubre de 2017.

  1. Victor Agudelo 28 octubre, 2017, 09:58

    Gracias,
    Muy brillante Jesùs Moràn.
    La persona justa ,para comprender los signos actuales de la iglesia y de la humanidad.

    Reply

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.