Costa Rica: sorpresivo triunfo del oficialismo

Costa Rica: sorpresivo triunfo del oficialismo

En primera vuelta había ganado el predicador evangélico Fabricio Alvarado. En el balotaje, se afirmó Carlos Alvarado con casi el 61% de los votos.

Los electores de Costa Rica eligieron al oficialista Carlos Alvarado para gobernar entre 2018 y 2022 y eludió así la llegada del movimiento evangélico al Gobierno de la República.

Aunque las encuestas hacían prever un resultado ajustado entre el Partido Acción Ciudadana (PAC, centroizquierda) y el confesional Partido Restauración Nacional (PRN), un primer informe del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) indica que el 60,8% de los votos fueron para el oficialismo contra el 39,2% que apoyó a la oposición.

En segunda vuelta la participación fue superior a la del primer turno, alcanzando el 67%, mientras que en febrero fue a votar el 65,7%.

La novedad de estas elecciones, la representa el poder de convocatoria de grupos políticos evangélicos y la derrota de partidos históricos. En la primera vuelta, el discurso en defensa de los “valores cristianos” había ganado condicionando el debate ante la convocatoria del candidato Fabricio Alvarado a meter a Dios en la política, una idea con la que simpatiza una porción considerable de los costarricenses. Sin embargo, la propuesta de este predicador suscitó preocupación en cuento a su capacidad de tolerar la diversidad y en materia de derechos humanos pese a presentarse como un candidato “con las manos limpias” ante la corrupción.

El ganador, Carlos Alvarado, se presenta como exponente de una nueva generación política y de una visión que trasciende las fronteras entre partidos políticos, pero sin salirse del camino tradicional de este país reconocido por su democracia y su sistema de bienestar. “Como primer servidor del país, mi deber será unir esta república para sacarla adelante”, exclamó el presidente.

La composición de la Asamblea Legislativa, de 57 bancas, asigna 10 legisladores al triunfador, mientras que el PRN obtuvo 14. Sin embargo, las alianzas electorales del ganador, le permiten contar con apoyos tanto desde la derecha como desde la izquierda.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.