Costa Rica quiere decirle “basta” al acoso callejero

Costa Rica quiere decirle “basta” al acoso callejero

Habrá penas de 6 meses a 2 años de cárcel. El proyecto de ley ha sido presentado por el grupo de legisladoras mujeres, instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil.

Lo que antes en Costa Rica era un mal momento o una experiencia desagradable padecida por muchas mujeres, se puede volver un delito penado con sanciones entre 6 meses y 2 años de cárcel. “Basta de acoso callejero”, es el tema de fondo del proyecto de ley presentado el pasado 8 de marzo en el Legislativo costarricense por el Grupo Parlamentario de Mujeres Diputadas (GPMD), la Comisión Especial de la Mujer, la Unidad Técnica de Igualdad y Equidad de género de la Asamblea Legislativa, instituciones públicas y organizaciones de la sociedad civil como Acción Respeto, Peras del Olmo y la Asociación Ciudadana ACCEDER.

La iniciativa pretende ser un avance en la defensa y protección de los derechos de las mujeres, “para asegurar una vida sin ningún tipo de violencia en la sociedad”, dijo Alejandra Arburola Cabrera, representante de la organización Respeto.

El texto del proyecto define el acoso sexual callejero como “todo acto de naturaleza o connotación sexual, cometido en contra de una persona en lugares o espacios públicos, o de acceso público”. Además en el caso del término “contacto corporal”, se entiende el concepto como roces, opresión de genitales y tocamientos inadecuados o indebidos.

Otro aspecto del proyecto es que se contempla también otros comportamientos ofensivos que van desde los gestos obscenos, el jadeo, sonidos sexuales, palabras, comentarios e insinuaciones, a la toma de fotografías o videos sin el consentimiento de la persona afectada, o el exhibicionismo, la masturbación y actitudes persecutorias.

Para la diputada oficialista Emilia Molina Cruz “el acoso sexual callejero es una práctica cultural violenta en contra de las mujeres que aún no reconocemos como el grave problema que es”. Por otro lado, Costa Rica carece de leyes, normas y mecanismos para que las víctimas de acoso sexual puedan acceder a la justicia, por lo que el proyecto crea un nuevo marco para atender y resolver estas denuncias. El mismo incluye además de las penas detentivas, también multas y otras sanciones accesorias y medidas de protección.

Se destaca la tarea de hacer conciencia sobre la necesidad de cambios de cultura “porque el acoso sexual callejero es un tipo de violencia que una parte de la sociedad permite y no podemos seguir reforzándola. Debe prevalecer el respeto entre hombres y mujeres en las calles así como en cualquier otro espacio”, manifestó Karla Prendas Matarrita, diputada liberacionista y Presidenta de la Comisión legislativa de la mujer.

La iniciativa también otorga al Instituto Nacional de la Muer (INAMU) la posibilidad de estimular programas educativos, los cuales servirán para concientizar a la población sobre esta problemática.

 

Para más información suscribite a digital.ciudadnueva.com.ar o a la versión papel en ciudadnueva.org.ar/revista/suscripciones.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.