Columna con armónica

Columna con armónica

Un día como hoy, pero de 1927, nacía en Santiago del Estero Hugo Díaz, improvisador armoniquista capaz de lograr cualquier sonido en este pequeño gran instrumento.

Compartió escenario con figuras de la talla del “Cuchi”Leguizamón, los Abalos, Eduardo Lagos, Domingo Cura, Aníbal Troilo, Horacio Salgán y el Mono Villegas.

Nos cuenta su hija, Mavi Díaz, que Hugo a los 5 años recibió un pelotazo en la cara que le provocó una ceguera temporal. Casual o sincrodestínicamente, en esos días, cayó en sus manos una armónica. La música fue entonces luz para sus ojos. Hugo y su armónica establecerían desde aquel preciso instante una relación infinita, eterna.

Cierta vez, viajando junto a su amigo y cuñado Domingo Cura por Alemania, llegaron a la ciudad de Frankfurt y visitaron la casa central de Hohner, el mejor fabricante de armónicas del mundo.

Estaban allí mirando los instrumentos, mientras Hugo probaba y tocaba algunas armónicas, elogiando su calidad, hasta que comenzó a notar que los empleados lo miraban de un modo raro. Hugo era criollazó y le comentó por lo bajo a Domingo: “Che, me parece que me están vigilando. Agarrá vos las armónicas, a ver si creen que me quiero afanar una…”

Al momento, se apersonó el gerente ante ellos, y les pidió que lo acompañasen.  Ambos lo siguieron hasta la sala de directorio de la empresa. Para su asombro, en una pared había un gran mural en la que el mismísimo Hugo Díaz aparecía retratado tocando una armónica que lucía claramente la marca Hohner.

El gerente los agasajó y lo presentó a todos como el mejor ejecutante de armónicas del mundo y agregó que Hohner se enorgullecía de que Hugo Díaz tocara sus armónicas.

Reconocido en el mundo, poco difundido en su tierra, desde nuestro Panorama, celebramos a Hugo Díaz.

Etiquetas

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.