Brasil en medio de la tormenta

Brasil en medio de la tormenta

Hasta ayer nadie había escuchado la grabación en la que se evidencia el grado de corrupción que salpica al propio presidente. La propia Justicia la dio a conocer. ¿Michel Temer dimitirá?

También el entonces presidente, Fernando Collor de Mello, dijo que no renunciaría. Lo hizo al día siguiente para evitar el impeachment que lo destituiría por corrupción.

Puede que algo parecido ocurra con el presidente Michel Temer que luego de pronunciar un tajante: “No renunciaré”, se encontró con que el mismo Supremo Tribunal Federal autorizó la publicación del audio que lo vincula directamente con el pago de coimas. En la grabación hoy accesible al gran público en los sitios web de varios medios de prensa, no sólo sostiene que hay que seguir con el pago de un total de 8 millones de dólares para que su compañero de partido y ex legislador, Eduardo Cunha, guarde silencio sobre la trama de corrupción del caso “Lava jato”, sino que señala al industrial que lo graba con quién hablar para arreglar problemas de entrega de combustible, claro está, a cambio del pago de coimas.

Es decir, el sistema sigue con su esquema corrupto como si el Lava jato no hubiese enseñado nada, como si decena de duras condenas no hubiesen producido el necesario escarmiento entre los líderes políticos.

Ayer el propio aliado, circunstancial, del gobierno de Temer, el ex presidente Fernando Henrique Cardozo, del PSDB, le pidió que dimitiera. Este partido tiene graves problemas: la justicia pescó nada menos que al ex candidato presidencial Aecio Neves con las manos en la lata, probando el pedido de coimas por 2 millones de dólares al empresario del mismo grupo cárnico que grabó al presidente Temer. El Supremo Tribunal lo ha suspendido como senador mientras avanzan su procesamiento.

De no ser que oculte un as en la manga súper poderoso -escrúpulos para usarlo no parece tener-, el mandatario brasileño difícilmente podrá escaparse del impeachment. Dilma Rousseff fue destituida por mucho, mucho menos

En varias ciudades han comenzado manifestaciones que piden su juicio político o, directamente, que se vaya. Si también tomaran distancia los aliados que lo sostienen en el gobierno, y si sigue la conmoción financiera que ayer ha hecho desplomar la bolsa de Sao Paulo un 10%, el futuro de Temer parece realmente complicado.

Se habla de elecciones anticipadas. Para ello hay que enmendar la Constitución que nos las prevé y disponer de la necesaria mayoría. ¿Será posible? ¿Producirá cambios mezclar las cartas y volver a repartirlas sin que aparentemente los partidos hayan tomado nota de sus errores? Esta crisis se parece a un cáncer que produce sus peores síntomas sin que todavía haya aparecido la terapia que permite vislumbrar algo que se parezca a una curación.

 

Para más información suscribite a digital.ciudadnueva.com.ar o a la versión papel en ciudadnueva.org.ar/revista/suscripciones.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.