Argentina sigue mirando para otro lado

Argentina sigue mirando para otro lado

La Selección empató sin goles frente a Perú y, si bien sigue dependiendo de sí misma para clasificar al Mundial, el equipo no demuestra fútbol ni carácter para lograr el objetivo.

Resta una fecha para que finalicen las Eliminatorias para Rusia 2018 y Argentina sigue dando vueltas alrededor de nimiedades que empobrecen cada vez más su presente. El debate sobre dónde jugar, si en la Bombonera o en el Monumental, sacó el foco de lo esencial, como lo viene haciendo la dirigencia del fútbol argentino desde hace mucho tiempo.

Las actitudes de los dirigentes siguen reflejando que lo que está en primer lugar es el poder, sus intereses particulares, y no potenciar una Selección que en apenas un año se encuentra barranca abajo.

Daniel Angelici, presidente de Boca y quien maneja las riendas del fútbol local desde las sombras, detrás de la figura del titular de la AFA, Claudio Tapia, logró que el partido se mude a un estadio no apto para este tipo de encuentros. ¿Las razones? Vincular a la Selección con Boca, darle el negocio de las entradas a la barra brava del club, y sumar adhesiones dentro de la Conmebol.

Son los mismos que no hicieron lo posible para retener y apoyar al entrenador Gerardo Martino, cuando había conseguido llegar a dos finales de América, con un equipo que jugaba bien, que tenía un estilo, pero que falló en la puntada final. ¿Fracaso? Ésa será una discusión eterna en el resultadismo a ultranza en el que vivimos los argentinos, que no podemos ver a largo plazo. En cambio, fracaso será si la aventura por la altura de Quito, cuando el martes Argentina se mida con Ecuador, no termina con el resultado esperado.

No se trata de ser derrotista. Argentina todavía depende de sí misma, eso es muy positivo teniendo en cuenta el pobre andar en las Eliminatorias. Pero depender de sí misma implica ganar, y el equipo no logró vencer a Uruguay, Venezuela y Perú, marcando apenas un gol.

argentina peru¿Quién se hará cargo de una posible eliminación? Obviamente los jugadores tendrán mucha responsabilidad porque son los que deciden dentro de la cancha. El actual técnico, con muy poco tiempo, está realizando pruebas con futbolistas que nunca vistieron la camiseta nacional, y menos en situaciones críticas como éstas. Pero la mirada, indefectiblemente, tendrá que estar apuntada a la dirigencia. Son los responsables de que el combinado nacional haya tenido tres entrenadores en un certamen de 18 fechas. ¿Cómo conseguir un objetivo, una línea de juego, si encima cada modificación es un volantazo para uno y otro lado?

Si Argentina vence en Ecuador el martes y clasifica directamente al Mundial, o incluso va al repechaje con Nueva Zelanda, quizás nadie se acuerde de este pasado reciente que trajo a la Selección a este presente. Pero un gol, o una clasificación, no podrá borrar los mamarrachos de una dirigencia que pone sus intereses por sobre los de la Selección. Los resultados están a la vista y quienes sufren son los jugadores (no se puede dudar de sus ganas de llevar a la Argentina al Mundial) y, principalmente, la gente, que deposita muchas expectativas y que pareciera que le arrebataran la sana ilusión de disfrutar de un Mundial.

Articulos Anteriores
  1. Alberto Barlocci 6 octubre, 2017, 10:59

    Muy claro y valiente como comentario.

    Reply

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.