Argentina está despierta

Argentina está despierta

Con goles de Lionel Messi y Marcos Rojo, la Selección superó a Nigeria 2 a 1 y se clasificó a octavos de final en Rusia.

Había sido una de las semanas más tormentosas en la vida de la Selección. Rumores, audios filtrados, supuestas peleas, todo lo contrario a lo que se puede aconsejar para una sana y pacífica convivencia en una concentración que sólo debe estar enfocada en lo futbolísticas.

Quizás por eso y porque realmente se sentían en deuda no sólo con la gente sino con ellos mismos, los jugadores salieron a jugar con Nigeria con el corazón en la mano. Con actitud pero también con fútbol disputaron un primer tiempo como hacía rato no lo hacían. Con el agregado que despertó el capitán, Lionel Messi, para convertir un golazo y poner en ventaja a la Selección.

Orden, buen manejo de pelota, concentración y solidaridad. Características que sacaron a relucir los “históricos” de este equipo, quienes pusieron la cara en el peor momento.

No obstante, nada sería fácil para Argentina. Un error, un corner y un mínimo roce que terminó en penal sancionado por el VAR, 1 a 1 y otra vez las dudas y el desconcierto.

Las ideas desaparecieron pero no aflojó la actitud. La Selección siguió buscando, desprotegiéndose atrás pero encontrando en Franco Armani, quien debutaba en el arco albiceleste, una seguridad que le siguió dando vida en el partido.

Entonces llegó esa corrida de Mercado, el centro y Marcos Rojo que clavó un derechazo abajo que hizo explotar a un estadio colmado con los colores argentinos y a un país que a la distancia sufría por la posibilidad de quedarse afuera en primera ronda.

Argentina clasificó a octavos de final. Argentina está despierta. Ahora empieza “otro” Mundial. Y si el fútbol es un estado de ánimo, Francia, rival en la próxima instancia ya se estará preguntando cómo detener este envión anímico. El sábado, a las 11 de la mañana, será otra historia.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.