Aparecen dos laboratorios de armas químicas de los terroristas en Siria

Aparecen dos laboratorios de armas químicas de los terroristas en Siria

El ejército sirio los descubrió en Ghouta Oriental en sectores antes controlados yihadistas, supuestamente, “moderados”. La gran parte de los medios lo calla.

Si bien nunca se han presentado pruebas del uso de armas químicas por parte del ejército sirio, aparecen cada vez más denuncias y documentos que comprueban que sí han sido usadas por los terroristas que azotan el país. En este caso, fueron descubiertos dos laboratorios de armas químicas.

Fuerzas del gobierno sirio que ocuparon el 12 de marzo la localidad de Aftris, controlada hasta ese momento por “rebeldes moderados”, han encontrado un laboratorio clandestino de armas químicas. Aftris se encuentra en la Ghouta Oriental, parte del cinturón verde de la capital, Damasco. La zona está siendo objeto de una ofensiva del ejército para liberar a la población civil retenida por los grupos yihadistas.

Un segundo laboratorio, igualmente destinado a la elaboración de armas químicas, fue descubierto al día siguiente, 13 de marzo, en Chifonya, también en la Ghouta Oriental.

La Ghouta Oriental había sido declarada zona de desescalada sin que nadie lograra nunca distinguir la diferencia entre los yihadistas extranjeros y los supuestos «rebeldes moderados sirios». En definitiva, el Consejo de Seguridad de la ONU llamó a todas las partes a respetar 30 días de cese de hostilidades mientras que el ejército sirio y sus aliados rusos e iraníes proseguían sus operaciones contra los grupos terroristas, que siempre han estado excluidos –también por decisión del Consejo de Seguridad– de todo alto al fuego. Desde su ocupación por los yihadistas, en 2011, desde Ghouta Oriental se dispara contra los barrios de Damasco, provocando muertos y heridos. La prensa internacional suele ignorar este constante acoso.

En efecto, aún después del llamado al cese de hostilidades emitido por el Consejo de Seguridad de la ONU, nunca cesaron los disparos de proyectiles de mortero y de cohetes contra la capital siria. Desde que se adoptó la Resolución 2401 del Consejo de Seguridad, un promedio de 35 proyectiles de diferentes tipos y calibres han estado cayendo diariamente sobre Damasco, provocando numerosos muertos y heridos entre la población civil.

En 2012, la República Árabe Siria denunció varios ataques químicos perpetrados por los yihadistas y recurrió a la ONU. En diciembre de 2012, los «rebeldes moderados» del «Ejército Sirio Libre» publicaron un video donde mostraban uno de sus laboratorios de armas químicas y anunciaban que utilizarían gases venenosos para eliminar a todos los alauitas.

El documento fue publicado por la Red Voltaire de noticias en su cuenta de YouTube (del cual procede la foto que ilustra esta información), pero YouTube procedió a retirarlo. Sin embargo, no fueron retirados videos manifiestamente falsos de los “rebeldes”, que presentaban supuestos ataques químicos del régimen de Damasco.

Posteriormente, la policía turca interceptó y confiscó en suelo turco cierta cantidad de armas químicas que los yihadistas trataban de introducir en Siria. Los policías turcos que realizaron aquella operación están hoy en la cárcel, acusados de conspirar contra el Estado turco.

Pese a todo lo anterior, las potencias occidentales con el auxilio de los medios de prensa que no suelen verificar la información atribuyeron rápidamente al gobierno sirio el uso de armas químicas en 2013.

Gracias a la mediación de Rusia, Siria firmó entonces la Convención internacional que prohíbe ese tipo de armas y, posteriormente, Estados Unidos y Rusia se encargaron de supervisar la recolección y destrucción de todo el arsenal químico de la República Árabe Siria. Esa destrucción de armas fue realizada en Italia ante expertos estadounidenses.

La ONU ha recibido numerosas denuncias sobre el uso de armas químicas por parte de los yihadistas. La documentación sobre los episodios en que fueron utilizadas demuestra que los disparos provinieron de sectores yihadistas. Por otro lado, el estudio de las armas encontradas no responde a los patrones de las del arsenal sirio, sino de otros países, entre ellos Libia (cuyo arsenal ha caído en manos de yihadistas en su gran parte).

Articulos Recientes
  1. Este es el teorema de las cargas: los que son señalados como malos no son tan malos y los buenos no son tan buenos. ¿Quién determina quienes son los malos y los buenos? Los medios de información concentrados. Esta es la realidad virtual que nada o poco tiene que ver con la realidad fáctica. Se enuncia así: si A atribuye a B hechos que promocionó o encubrió A, y a B no se le pudieron atribuir los cargos hechos enunciados por A; entonces el peso de los cargas se invierte de B a A. La demostración da para un libro completo.

    Reply

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.