Al borde de la eliminación

Al borde de la eliminación

Argentina cayó 3 a 0 ante Croacia y puso en jaque la clasificación a los octavos de final del Mundial. Un equipo apagado y reacción.

La única esperanza de Argentina es Lionel Messi. Y si el capitán está apagado nada es posible. La Selección Nacional es un equipo más, que llegó al Mundial por la ventana y sin un proyecto serio, elaborado en el tiempo. Todo lo contrario, clasificó a los tumbos y padeciendo los desbarajustes de una dirigencia incompetente.

Claro que cuando empieza a rodar la pelota la responsabilidad pasa a los jugadores y al cuerpo técnico. Y el plantel nunca encontró respuestas para estar a la altura de una competencia de altísimo nivel como es un Mundial. Ni ante Islandia ni ante Croacia.

Es un equipo al que todo le cuesta. Ya sea defender como atacar. Y si encima se cometen errores como el del arquero Wilfredo Caballero, que la pifió al intentar jugar con los pies la pelota y se la regaló al delantero croata para que estampara el 1 a 0, todo se hace cuesta arriba.

Es un grupo que no se muestra con confianza y un golpe certero como el ocurrido al comienzo del segundo tiempo lo desmorona. A partir de allí no hubo ideas, ni dentro del campo ni desde el banco de suplentes, para dar vuelta la historia. El desconcierto se volvió un rival más y Croacia lo aprovechó para estirar la ventaja y apabullar 3 a 0 a una Selección que llegó a Rusia con dudas y ahora no sólo sigue conviviendo con ellas sino con el enorme riesgo de quedar eliminada en primera ronda.

Argentina cuenta aún con una mínima chance. Ya no depende pura y exclusivamente de sí misma y estará atento a lo que suceda mañana entre Islandia y Nigeria. Pero por lo visto hasta el momento, de nada sirve hacer cuentas y especular con resultados si la propia selección albiceleste no encuentra el rumbo hacia el arco rival.

Desde 2016 hacia acá las decisiones instituciones han empujado a la Selección hacia un abismo. Hoy se encuentra a un paso del precipicio. No es para sorprenderse. Pero hay miedo, mucho miedo. Y ni el mejor del mundo parece tener el truco para sortear semejante dificultad. El martes se sabrá cuál es el destino de la Argentina.

Deja un comentario

No publicaremos tu direcci贸n de correo.